jueves, 3 de septiembre de 2015

A 50 años de su fundación Legado y presente del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) Franck Gaudichaud El Desconcierto.

Hace 50 años nacía el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), fuerza política revolucionaria que marcó la historia de la izquierda chilena y latinoamericana. Franck Gaudichaud nos propone aquí una breve introducción a esta historia –todavía en construcción– y conversa del tema con el historiador de la universidad de Santiago (USACH) Igor Goicovic Donoso, especialista de los temas de violencia política y exmilitante del MIR en los años 80 [ii] .
https://bigflameuk.files.wordpress.com/2009/06/mir11.jpg  
El 5 de octubre de 1974, Miguel Enríquez secretario general del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR)– era asesinado durante un combate desigual, calle Santa Fe en Santiago de Chile, que lo opuso a los servicios secretos de la dictadura del general Pinochet. En 2014, 40 años después, en la capital chilena como en el resto del país, fueron organizados por diversos colectivos políticos, organizaciones y revistas (como el quincenal Punto Final [iii] ) conmemoraciones, presentaciones de libros o reuniones, no sólo para recordar al líder político que fue Miguel, sino también en nombre de todas las personas que resistieron y lucharon contra la Junta y murieron por haber intentado transformar Chile en una perspectiva socialista. Hoy los 50 años de la fundación de esta organización política revolucionaria también dieron lugar a varias actividades públicas en Santiago, así como en varias regiones, especialmente en Concepción [iv] . Por cierto, no sin provocar reacciones indignadas de los medios de comunicación conservadores y de varios representantes de la derecha (y expartidarios de la dictadura de Pinochet) frente a lo que consideran como apología de "un grupo que promovió la lucha subversiva armada en la historia de Chile" y que por lo tanto no debería ser –según ellos- objeto de foros, debates y seminarios en espacios públicos de la capital [v].
El MIR nace el 15 de agosto de 1965 de la confluencia de varias pequeñas corrientes de la izquierda crítica (trotskistas, guevaristas, cristianos radicales, exsocialistas o comunistas) que se oponían entonces al parlamentarismo y al legalismo de la mayoría de la izquierda (en particular al PC chileno) y aspiraban a construir una organización revolucionario marxista, en ruptura con toda táctica electoral y el Estado. Los tiempos están marcados por la Guerra Fría, las luchas antiimperialistas del Tercer Mundo y especialmente en América Latina, por el impacto continental de la revolución cubana, así como por los debates en torno a la lucha armada (versus vía institucional). En sus textos fundadores, el análisis MIR difiere de la izquierda marxista tradicional chilena. La organización hace hincapié en el carácter desigual y combinado del desarrollo capitalista dependiente del país, rechaza la ilusión que supone aliarse -como lo propone el PC- a una inexistente burguesía "nacional" o incluso en seguir una táctica de "revolución por etapas" pacífica y legalista. Los miristas piensan que el proceso revolucionario debe ser ininterrumpido, permitir la alianza de la clase obrera, de los trabajadores, con los "pobres de la ciudad y del campo" y que es esencial destruir violentamente el aparato del Estado burgués, defendiéndose en paralelo de las embestidas del imperialismo. El MIR se construye según criterios leninistas en términos de "centralismo democrático" y se considera una "vanguardia revolucionaria" al servicio del pueblo chileno y también de la revolución latinoamericana, cultivando una visión claramente internacionalista y "nuestramericana". El primer congreso aprobará un documento titulado "A la conquista del poder por la vía insurreccional", que reivindica la lucha armada y la guerra popular prolongada como medio legítimo del movimiento revolucionario, “tesis político-militares" que fueron validadas durante los debates nacionales posteriores.
A partir del tercer Congreso (1967), una nueva generación, en parte proveniente del medio estudiantil de la ciudad de Concepción, toma el control de la dirección, encabezada por un brillante estudiante de medicina (exmilitante del PS), Miguel Enríquez, y también por su hermano Edgardo o Bautista van Schouwen, Sergio Pérez y Ricardo Ruz (entre otros). Estos jóvenes militantes terminan en estos años por apartar (e incluso expulsar en 1969) a la mayoría de los antiguos líderes sindicales y a la oposición trotskista (incluyendo al historiador Luis Vitale, al líder sindical Humberto Valenzuela o a Oscar Waiss que regresa al PS) considerados “un lastre” (sic) para el desarrollo del partido. El MIR reorienta la organización hacia una perspectiva estratégica "castro-guevarista": algunas acciones espectaculares y "expropiaciones" de fondos bancarios obligan a sus militantes a pasar a la clandestinidad. Con la elección de Salvador Allende en 1970 y el retorno a la legalidad (gracias a una amnistía presidencial), el MIR -a pesar de constituir una organización de sólo algunos miles de militantes- se convierte en una de las principales organizaciones de la izquierda revolucionaria extraparlamentaria, con una repercusión no menor dentro del movimiento popular, o por lo menos de sus franjas más politizadas.
La época del gobierno de la Unidad Popular, coalición de izquierda articulada en torno al PC y el PS, es evaluada por la dirección mirista como un periodo "prerrevolucionario", pero la apuesta allendista "de una vía chilena al socialismo", institucional, sin armas, respetuosa de la Constitución y de las Fuerzas Armadas es severamente denunciada como ilusoria. El Gobierno es analizado como democrático, popular y antiimperialista pero "dominado por el reformismo obrero y pequeñoburgués". Sin embargo, el MIR apoya consecuentemente y de manera crítica todas las medidas más avanzadas del Gobierno, medidas que aparecen a la luz de hoy día como radicales: nacionalización de las minas de cobre en manos de los Estados Unidos, estatización del 90 % del sistema bancario y de numerosas empresas “monopólicas”, profundización de la reforma agraria, aumentos sustanciales en los salarios básicos, política exterior antiimperialista "no alineada", etc. La organización busca así radicalizar a las fracciones más rupturistas de la Unidad Popular (el ala izquierda del PS y la Izquierda Cristiana en particular), suspende sus operaciones armadas e incluso pone parte de su aparato al servicio de la seguridad del presidente Allende (con la creación del GAP, “grupo de los amigos del presidente”, servicio de seguridad personal). Durante estos mil días que marcaron para siempre la memoria colectiva del pueblo chileno y de la izquierda mundial [vi] , la organización del MIR, muy vertical, compartimentada y vertebrada en torno de grupos político-militares (GPM), entra cada vez más en tensión con la dinámica real de la lucha de clases y las formas más horizontales del poder popular naciente, tales como los "cordones industriales" (sobre todo a partir de 1972).
Muchos son los militantes y simpatizantes que experimentan esta contradicción entre la organización rígida y su militancia diaria en un movimiento popular en plena ebullición, contradicción vivida como un claro obstáculo al desarrollo del partido y a la creación de los “comandos comunales" de trabajadores, estudiantes y campesinos, perspectiva reivindicada con fuerza por el MIR desde 1972 [vii] . No obstante, el movimiento, que reúne entre 10.000 y 15.000 militantes en 1972, influencia a decenas de miles de miembros activos del movimiento popular a través de los "frentes intermedios" y de “masas”. Esto a pesar de una difícil inserción en los sectores más estructurados y centrales del movimiento obrero, ampliamente organizados por el PS, los comunistas y la Democracia Cristiana. Logra un desarrollo notable en los sectores pobres urbanos (los pobladores), estudiantil e incluso campesino (como en Cautín), favoreciendo la organización “desde abajo” y en clave revolucionaria, rechazando los compromisos institucionales.
https://bigflameuk.files.wordpress.com/2009/06/mir2.jpg
Después del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, el MIR es una de las primeras organizaciones que entra en resistencia y que anuncia con valentía, audacia y fuerza ética: "¡el MIR no se asila!". Frente a una dictadura cívico-militar feroz e implacable, estos militantes intentan desplegar, en condiciones muy difíciles, su estrategia de "guerra popular prolongada" y el derecho legítimo a la insurrección armada frente a la tiranía [viii] . Después del asesinato de Miguel Enríquez (octubre 1974) y de varios cuadros de la dirección clandestina en Malloco (octubre 1975), la represión, la dispersión militante, el exilio y la reorganización interna son muy dolorosas y debilitan aún más el movimiento. Andrés Pascal Allende, el nuevo Secretario General, será uno de los iniciadores de la "Operación Retorno" (a partir de 1977-1978), destinada a reintroducir en el territorio nacional a militantes del exterior, muchos de ellos jóvenes revolucionarios entrenados en Cuba, para organizar operaciones de resistencia política-militar e incluso intentos de la guerrilla, como en Neltume, en el sur (1981). Pero la dirección en el exterior mide con dificultad la realidad de las relaciones de fuerzas, tiende a subvalorar el poder de la Junta y sobrevalora las fuerza propias, sin consultar realmente a los cuadros medios que subsisten en el terreno, ni entender siempre la dinámicas de reorganización en curso dentro de las clases populares.
El costo humano de aquellos años oscuros es terrible y los resultados políticos de esta orientación siguen siendo aún sujeto de controversia entre los antiguos militantes que sobrevivieron, así como entre los historiadores actuales. Los años 1985-1987 serán los tiempos de la fragmentación final y del declive, producto de las dificultades de adaptación de la organización frente a los cambios de época, tanto a nivel nacional (negociación entre elites y transición democrática pactada) como en el plano internacional (derrumbe de los “socialismos reales", fin de la experiencia sandinista, hegemonía planetaria del neoliberalismo). Los múltiples conflictos políticos internos y disensiones humanas, la falta de democracia interna y participación en la toma de decisión, como también, evidentemente, la dimensión traumática del terrorismo de Estado (más de 600 militantes desaparecen en los centros de tortura de la dictadura o son ejecutados en la calle) acentúan y profundizan este desfase y la crisis orgánica. Esta situación lleva a la división del movimiento entre varias tendencias ("MIR Histórico" de A. Pascal Allende,"MIR político" de N. Gutiérrez y "MIR militar" del “Nacho” Aguilo): la disolución es ya efectiva en 1987, se hace “desde arriba” y sin haber podido organizar un congreso nacional.
Hoy existe una amplia “cultura mirista”, difusa, variopinta y varios pequeños colectivos y organizaciones anticapitalistas se identifican con el legado revolucionario mirista y su bandera roja y negra (tal como la Izquierda Guevarista). Algunos incluso reivindican la continuidad directa de la organización, especialmente el MIR dirigido por Demetrio Hernández y Mónica Quilodrán [ix], pero por lo general en espacios con poca influencia en el movimiento popular real. Por otra parte, algunas organizaciones de la “nueva” izquierda actual reconocen cierta filiación –pero distante y critica- con parte de este herencia revolucionaria (como es el caso de Izquierda Autónoma o de Izquierda Libertaria). Eso sin contar el uso mediático que pueda hacer de la figura de su padre, un antiguo (y ¿futuro?) candidato a la elección presidencial como Marco Enríquez Ominami, desde el centroizquierda.
Después de 4 décadas de capitalismo neoliberal desenfrenado y más de 20 años de la democratización parcial administrada con entusiasmo por los social-liberales (gobiernos de la Concertación 1990-2010), las luchas sociales han comenzado a erosionar el mito del Chile "desarrollado, moderno y estable”. Las grandes movilizaciones estudiantiles de 2011 que buscaron acabar con el legado de Pinochet en la educación, las demandas a favor de una asamblea constituyente para terminar con la Constitución autoritaria de 1980, el regreso del espectro de las luchas de los trabajadores y asalariados precarios (puertos, minas, call center, sector forestal, etc.) o la idea de una renacionalización del cobre, muestran que un nuevo período surgio. La crisis de legitimad actual del segundo Gobierno de la socialista Michele Bachelet y la integración del PC al nuevo ejecutivo de la “nueva mayoría” sobre la base de un programa de reformas que, al final, siguen siendo funcionales al sistema neoliberal, abren también el espacio a la reorganización independiente de las izquierdas y a la posible reinvención de una perspectiva anticapitalista en Chile. Es lo que destacaba en 2014 Carmen Castillo, compañera de Miguel Enríquez y quien se encontraba a su lado durante su última pelea, en calle Santa Fé [x] . Para la cineasta chilena, las luchas de las personas que cayeron bajo los golpes de la dictadura en nombre de su compromiso revolucionario aún viven en el presente y constituyen una guía esencial para pensar nuestro futuro: “la fidelidad a Miguel Enríquez se juega en el presente de nuestras vidas políticas. Con las lecciones de Miguel y del MIR en la cabeza, lúcidos y con mucho humor, revolucionarios repletos de dudas, sin fe ni certezas, apostemos desde las incertidumbres del siglo, levantando el coraje como un valor no negociable, poniendo una energía absoluta al servicio de certezas relativas, inventemos las nuevas formas de la lucha anticapitalista [xi] .
Para volver sobre esta historia militante, importante para pensar las emancipaciones en el siglo XXI ya que ha influido de manera notable los debates políticos y luchas de la izquierda revolucionaria en el siglo XX, hemos conversado con Igor Goicovic Donoso, historiador de la Universidad de Santiago (USACH), especialista en temas de violencia política y exmilitante del MIR en los años 80-90 [xii] .
¿Podrías, en pocas palabras, contarnos tu experiencia personal en el MIR y de qué manera militaste en esta organización durante la Dictadura?
Mi formación inicial, más cultural que política, fue en el Partido Socialista (Almeyda). Venía de una familia socialista y de una región (la provincia de Choapa), en la cual el PS ha sido históricamente la principal fuerza política. Con esa formación llegué en 1980 a la Universidad Católica de Valparaíso. Pero a partir de 1982, mi militancia en el PS se comenzó a debilitar. Yo cuestionaba mucho que el partido no se hiciera cargo de sus definiciones políticas; entre otras, la preparación de la organización para el desarrollo de la insurrección popular de masas. A partir de ese momento comencé a apoyar las acciones que desarrollaban los compañeros del MIR a través de las Milicias de La Resistencia Popular, fundamentalmente en el ámbito de la propaganda y la agitación. Pero en 1984 fui detenido por la CNI y pasé dos años en la cárcel pública de Valparaíso. En prisión participé del colectivo de presos miristas y durante un tiempo me correspondió asumir la representación de la Organización de Presos Políticos (OPP). Al salir de prisión, me reincorporé a la universidad y se me asignaron tareas de representación pública del MIR. Fui dirigente estudiantil hasta 1988.
Durante ese período asistí a la división del partido. Si bien fui muy crítico con lo que estaba ocurriendo (consideraba que era una crisis en la dirección), me mantuve leal a la legalidad partidaria y reconocí filas en el partido que dirigía Andrés Pascal. También me correspondió asistir a la posterior fragmentación de la organización. Milité en una de las microfracciones del MIR hasta 1992. En esa oportunidad una situación represiva en el sur de Chile terminó por desbandar el grupo en el que me encontraba.
Como historiador, ¿Cuáles son las principales etapas y acontecimientos que destacarías en la trayectoria de este partido?
Yo sostengo que existen cuatro períodos fundamentales en la historia del MIR y que esos períodos dan cuenta de la existencia de cuatro partidos distintos. La primera etapa, que va de 1965 a 1967, que coincide con la etapa de formación del partido y en la cual predomina, por sobre otras, la influencia trotskista.
Una segunda etapa, que va desde el III Congreso (1967) y que se extiende hasta el enfrentamiento de Malloco (octubre de 1975). En esta etapa se asienta la influencia de la tendencia castro-guevarista, se conforma la dirección colectiva liderada por Miguel, el MIR disputa la conducción del proceso revolucionario (1970-1973) y luego asume la organización de la resistencia a la dictadura (1973-1975). Pero ese partido, a mi juicio, comienza a desaparecer con la caída en combate de Miguel (1974) y con la posterior salida de la dirección fuera del país (1975). Tras esto se produjo un desbande de la militancia (tanto en Chile como en el exilio) y muchos de esos cuadros ya no volvieron a militar en la organización.
La tercera etapa se inició a fines de 1975, con los diferentes núcleos de reconstrucción partidaria, se fortaleció con la operación retorno (1978) y se extendió con el reclutamiento de nuevos cuadros, en especial entre los jóvenes, los pobres urbanos y los trabajadores subempleados o desocupados. Y este, a mi juicio, es un nuevo partido. Es el partido de los hermanos Vergara Toledo, de Mauricio Maigret y de Aracely Romo. Este partido será, hasta 1984, el que soportará el peso de la lucha antidictatorial.
La última etapa, iniciada con la crisis interna de 1986, sorprende al MIR en una situación de extrema debilidad. Los golpes represivos han erosionado su estructura partidaria y obturado la relación del partido con el movimiento de masas. La organización se fragmentó, pero en esa misma situación se instalaron las bases de lo que hasta hoy día se conoce como “la cultura mirista”, que permea a amplios movimientos políticos y sociales.
Después de su fundación, donde participaron varias corrientes revolucionarias (libertarios, cristianos, trotskistas, socialistas), el MIR parece centrarse más en una perspectiva política-militar influenciada por la experiencia cubana: ¿Cuáles eran las ideas centrales y los ejes teóricos e ideológicos de esta organización?
Es evidente que en la tendencia liderada por Miguel existía una clara influencia ideológica, política y ética de la Revolución Cubana. Es más, se puede sostener que para esta generación de revolucionarios la Revolución Cubana fue una interpelación que exigía compromiso. Pero Miguel y esa generación de revolucionarios siempre supieron que las condiciones históricas del proceso revolucionario en Chile y en especial las condiciones de construcción de la izquierda, poseían condiciones particulares. De ahí su rechazo a la teoría del foco de Regis Debray.
Las tesis político-militares del MIR, hasta 1973, se planteaban la acumulación de fuerzas sociales, políticas y militares para el despliegue de una guerra insurreccional de masas. Es decir, el componente fundamental del diseño estratégico eran los trabajadores y el pueblo. Por ello el énfasis de la política del MIR en el ciclo más álgido de la lucha de clases (1970-1973), fue construirse como vanguardia revolucionaria, para ganar la conducción de la lucha de las masas. Sin renunciar a la acción directa. Pero ésta entendida como el despliegue de formas de lucha legales, semiilegales e ilegales, en un contexto de enfrentamiento de clases abierto. Las tomas de terrenos, las corridas de cerco, la ocupación de centros fabriles, los enfrentamientos con los grupos de choque de la derecha y la DC, la autodefensa frente a la violencia estatal, son la mejor expresión de los avances alcanzados en dicho proceso. Avances que, en todo caso, no fueron suficientes. Es necesario decirlo, el MIR no logró madurar como vanguardia revolucionaria y, en consecuencia, no logró ganar la conducción del conjunto del movimiento popular. Sólo de la franja más radicalizada del mismo.
¿Qué tipo de partido representó el MIR? Muy a menudo se dice “partido de cuadros” o de “revolucionarios profesionales”, también se subraya el verticalismo interno y los bajos niveles de democracia interna. ¿Qué opinas de esto? ¿Mirado desde hoy día, cuáles fueron sus principales dificultades o debilidades orgánicas tanto durante la UP, como en Dictadura?
Lo dije previamente: No hay un MIR. Existen, a lo menos tres MIR y una continuidad cultural. De esos tres MIR, dos son los que pueden identificarse con la trayectoria y el legado mirista. Uno es el MIR liderado por Miguel, entre 1967 y que perdura un par de años más después su muerte. Este partido puede ser nominado como un “partido de cuadros”, articulados bajo el liderazgo de un colectivo de dirección ampliamente reconocido, validado, y con un trabajo de masas importante derivado de la creación de los denominados “frentes intermedios”. Luego está el MIR que condujo las luchas de la resistencia antidictatorial, especialmente en el ciclo 1978-1984. Este segundo MIR también se autodenomina “partido de cuadros”, se ve obligado a construirse en la clandestinidad y enfrentó duras arremetidas represivas. En ese escenario, el proceso de formación de cuadros profesionales es más complejo y los déficits respecto de la generación anterior son más ostensibles. Pero, a contrapelo, el compromiso y la voluntad revolucionaria se midieron en escenarios bastante más duros que aquellos del ciclo 1970-1973.
En ambas circunstancias los requerimientos de la política contingente y el legado ideológico del “centralismo democrático”, favorecieron la construcción de un partido fuertemente centralizado donde la democracia interna era reducida. Probablemente hoy día, en el actual escenario de la lucha política y social, este modelo de organización y conducción política resulte poco apropiado. Pero el modelo leninista de partido era el disponible para los revolucionarios de los años 60, 70 y 80. Y a ese modelo de partido optamos por ingresar: nadie nos obligó… Pretender evaluar (e incluso recriminar) esas prácticas políticas con los parámetros del contexto actual me parece una deslealtad.

A 40 años de la caída de Miguel Enríquez en combate, son muchos los jóvenes que reivindican esa figura revolucionaria: ¿Qué significa ser mirista en el Chile actual o cuáles son las principales lecciones que nos lega esa generación de militantes anticapitalistas de los 70?
El legado es muy amplio y se puede observar en múltiples dimensiones: política, social, cultural, estética y ética. Me voy a detener sólo en el plano político. En él hay varios aspectos que podemos enfatizar. Por una parte el contenido programático de la propuesta del MIR: esta organización planteó para Chile, y luchó consecuentemente en ese sentido, la construcción del socialismo. Hoy día, en que las alternativas al capitalismo se configuran de manera difusa, muchos jóvenes y muchas organizaciones revolucionarias vuelven a plantear la necesidad de la construcción del socialismo. ¿Qué tipo de socialismo? No lo sabemos; pero la discusión sobre sus contenidos y orientaciones es una demanda fundamental de nuestra época. Y respecto de ello, los miristas y el programa mirista tienen aún mucho que decir.
Por otro lado, la primera generación de miristas y la que se formó después, en la lucha contra la dictadura, plantean un ejemplo político y un desafío ético. Se trata de generaciones de revolucionarios cuya generosidad y compromiso los llevó a entregar sus vidas por sus ideales, sin pedir nada a cambio. Tan lejos de la clase política contemporánea (senil o juvenil), que hace de la carrera por los cargos públicos una estrategia de enriquecimiento y poder. La estatura moral de esos revolucionarios influye, sin duda, de manera importante en la actitud política de los militantes anticapitalistas de hoy.
Por último, es necesario enfatizar el requerimiento de organización. Muchos hoy día, después de transitar los caminos de un movimientismo estéril, asumen que la organización política, la vanguardia política, constituye un elemento irremplazable en todo proceso revolucionario. Las experiencias históricas exitosas así lo demuestran (Rusia, China, Vietnam, Cuba, Nicaragua). Esa organización revolucionaria, dotada de una estrategia revolucionaria, que asuma las particularidades de la región (América Latina) y del país (Chile), debe construirse al interior de los trabajadores y el pueblo. Debe adecuarse al nuevo escenario y contexto histórico. Esa lección de dialéctica de la historia, el MIR la construyó con compromiso, coraje y abnegación.


El autor es doctor en ciencias políticas por la Universidad Paris 8, profesor de estudios latinoamericanos de la Universidad de Grenoble, Francia y miembro del colectivo editorial de www.rebelion.org. Contacto: [email protected].
[ii] Una primera versión de este texto fue publicado en francés por la revista ContreTemps Web (París) (www.contretemps.eu/interviews/chili-50-ans-sa-fondation-mouvement-gauche-r%C3%A9volutionnaire-mir-en-h%C3%A9ritage), la traducción de la introducción estuvo a cargo de Rocío Gajardo Fica.
[iii] www.puntofinal.cl.
[iv] Cf. en Santiago, el seminario organizado por la Fundación Miguel Enríquez : www.fundacionmiguelenriquez.cl/2015/08/12/programa-seminario-mir-50-anos/ y el foro organizado por la Izquierda Guevarista ( http://izquierdaguevarista.cl/index.php/2015/08/12/98/ ); Cf. también la actividad pública en la Universidad de Concepción, en el sur del país, pensada por el periódico Resumen (http://resumen.cl/), por la Federación estudiantil de esta universidad (FEC) y por la Corporación Mutualista Bautista Van Schouwen : http://resumen.cl/2015/08/foro-por-el-aniversario-50-del-mir-en-la-universidad-de-concepcion/ .
[v] “UDI pide a Contraloría revisar permiso de Dibam a seminario del MIR en Museo de Bellas Artes”, El Mercurio , 12 de agosto de 2015.
[vi] Cf. F. Gaudichaud, Chili 1970-1973. Mille jours qui firent trembler le monde , Presses Universitaires de Rennes, 2013 (www.pur-editions.fr/detail.php?idOuv=3265) y P. Winn, La revolución chilena, Santiago, LOM, 2013.
[vii] Cf. F. Gaudichaud, Poder popular y cordones industriales. Testimonios sobre el movimiento popular urbano chileno (1970-1973), Santiago, LOM, 2004 y « 1970-1973 Y la entrevista (por Janek Malewski): "Dialéctica del poder popular chileno", http://www.rebelion.org/noticia.php?id=174075.
[viii] Cf. J. Pinto, “¿Y la historia les dio la razón? El MIR en dictadura, 1973-1981”en Verónica Valdivia O. de Z., Rolando Álvarez V. y Julio Pinto V., Su revolución contra nuestra revolución. Izquierdas y derechas en el Chile de Pinochet (1973-1981), Santiago, LOM, 2006.
[ix] www. mir -chile.cl .
[x] Ver su película: Calle Santa Fé, Chile-Francia; Les Films d’Ici / Les Films de la Passerelle / INA / Parox et Love Stream productions, 2007 (distribuido en Chile por Le Monde Diplomatique / Editorial ‘Aun creemos en los sueños’).
[xi] Carmen Castillo, “El Antaño encuentra el Ahora”, Le Monde Diplomatique – Chile, octubre 2014.
[xii] Ver su breve historia del MIR: Igor Goicovic Donoso, Movimiento de Izquierda Revolucionaria, Colección América, Ediciones Escaparate, Concepción, 2012.

http://eldesconcierto.cl

Ernesto Samper propone reunión de presidentes Maduro y Santos para tratar tema fronterizo. Ernesto Samper proposed meeting of presidents and Santos Maduro to discuss border issues. Por: Unasursg.org


Ernesto Samper, Secretario General de la Unasur le sale al paso al juego mediático y reafirma legitimidad del presidente Nicolás Maduro

Ernesto Samper, Secretario General de la Unasur le sale al paso al juego mediático y reafirma legitimidad del presidente Nicolás Maduro

Credito: Agencias


Caracas, 02 de septiembre de 2015.- El expresidente de Colombia, Ernesto Samper, propuso este miércoles una reunión entre los jefes de Estado de Venezuela, Nicolás Maduro, y de Colombia, Juan Manuel Santos, para abordar la problemática en la frontera colombo-venezolana, agravada actualmente por la penetración del paramilitarismo y el contrabando de extracción de alimentos y de productos venezolanos hacia el vecino país.

"Descartados como parecen haber sido los escenarios hemisféricos para solucionar el conflicto entre los dos países, en mi condición de expresidente de Colombia, formulo una invitación cordial a los Presidentes Juan Manuel Santos y Nicolás Maduro para que, siguiendo una larga tradición en la solución de nuestras crisis binacionales, se reúnan en un sitio emblemático para poner fin a las diferencias e inaugurar una nueva etapa de auspicioso relacionamiento para nuestros pueblos", expresó el actual secretario de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), en un comunicado del portal Web Unasursg.org.

En el texto, publicado en el portal web de Unasur, Samper exhortó a que en el marco del Bicentenario de la Carta de Jamaica -escrita por el Libertador Simón Bolívar el 6 de septiembre de 1815-, se tome como ejemplo el ideal bolivariano de integración de los pueblos de Latinoamérica, para construir una nueva etapa de relaciones bilaterales, basadas en el diálogo y el respeto.

Para el próximo 8 de septiembre estaba prevista una reunión de emergencia de cancilleres de Unasur, para abordar la problemática en la frontera colombo-venezolana. No obstante, el presidente Santos informó este martes que su Gobierno desistió de asistir.

Colombia condicionó su participación a que el encuentro se realizara esta semana -cuando la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, acompaña al presidente Nicolás Maduro a la gira de trabajo por Vietnam y China-, en lugar del martes 8, la fecha que se logró coordinar con las otras naciones miembros de Unasur. Inicialmente, para abordar la actual crisis fronteriza, Bogotá había pautado un primer encuentro entre las cancillerías de Venezuela y Colombia para el 14 de septiembre.

Venezuela ha reiterado el llamado al diálogo para solventar el conflicto en la frontera, sobre la base del respeto y la verdad.

El secretario de la Unasur ratificó, también, el compromiso del organismo multilateral de "acompañar y apoyar todas las iniciativas que conduzcan a mantener la vigencia de los derechos humanos, la paz y la integración de nuestros pueblos".

La frontera de Venezuela con Colombia -que se extiende por más de dos mil kilómetros- fue cerrada parcialmente en el estado Táchira el pasado 19 de agosto, luego de que se registrara un ataque en el resultaron gravemente heridos tres soldados de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana mientras realizaban labores de combate contra el contrabando de extracción.


Ernesto Samper, Secretary General of UNASUR comes to pass the media game and reaffirms legitimacy of President Nicolas MaduroCredit: Agencies

Caracas, September 02, 2015.- The president of Colombia, Ernesto Samper, proposed a meeting between the heads of state of Venezuela, Nicolas Maduro, and Colombia, Juan Manuel Santos on Wednesday to address the problems in the Colombian-border Venezuela currently exacerbated by the penetration of paramilitary extraction and smuggling of food and Venezuelan products to the neighboring country.
"Discarded as they seem to have been the hemispheric scenarios to resolve the conflict between the two countries, in my capacity as president of Colombia, I express a cordial invitation to the Presidents Juan Manuel Santos and Nicolas Maduro that, following a long tradition in solving our binational crisis, meet in a landmark to end differences and usher in a new stage of relations auspicious site for our peoples, "said the current secretary of the Union of South American Nations (Unasur) in a Web site statement Unasursg .org.
In the text, published on the web portal of Unasur, Samper called for in the Bicentennial of the Charter of Jamaica -written by the Liberator Simon Bolivar on September 6, 1815, is taken as an example the Bolivarian ideal of integration of the peoples of Latin America to build a new stage of bilateral relations, based on dialogue and respect.
By next September 8 it was scheduled an emergency meeting of foreign ministers of Unasur, to address issues on the Colombian-Venezuelan border. However, President Santos said Tuesday that his government withdrew to attend.
Colombia conditioned its participation in the meeting it will be held this week, when the Venezuelan Foreign Minister Delcy Rodríguez, accompanying President Nicolas Maduro to working trip to Vietnam and China, instead of Tuesday 8, the date to be able to coordinate with the other member nations of UNASUR. Initially, to address the current border crisis, Bogotá had scheduled a first meeting between the foreign ministers of Venezuela and Colombia for 14 September.
Venezuela has repeatedly called for dialogue to resolve the conflict at the border, on the basis of respect and truth.
Secretary of Unasur ratified also the commitment of the multilateral agency "accompany and support all initiatives leading to maintain the observance of human rights, peace and integration of our peoples."
Venezuela's border with Colombia, which spans more than two thousand miles-was partially closed in Tachira state last August 19 after an attack recorded in were seriously wounded three soldiers of the Bolivarian National Armed Force while they are carrying out work to combat smuggling extraction.

Resultados inesperados del cierre de la frontera. Unexpected results of the closure of the border Por: Carlos Sánchez

En principio se esperaba que, con el cierre de la frontera colombo-venezolana, además de solventarse algunos problemas del lado de acá, el gobierno colombiano asumiera su responsabilidad en todos los problemas generados de aquel lado e importados acá. Pero no, y más allá de lo esperado se produjeron algunos resultados inesperados y sorprendentes:
 
1. Quedó demostrado que el gobierno de Colombia está  involucrado directamente en el eje Miami-Madrid-Bogotá. No es la oligarquía colombiana, no, es el mismo estado colombiano quien está involucrado. Esto queda demostrado con todas las acciones desesperadas que pretenden ejercer para perjudicar a nuestro país en el ámbito internacional.
 
2. Quedó demostrado que el gobierno colombiano no tiene palabra. Y es que mientras la canciller se comprometía con la canciller nuestra y asumía los problemas de ataques contra nuestra moneda y nuestra economía, y además se comprometió a tomar medidas. Paralelamente el presidente y otros voceros evadían su responsabilidad e incumplían con la palabra empeñada, al punto que no hay hecho nada para corregir los problemas.
 
3. Al gobierno colombiano no le interesa resolver ninguno de los problemas de la frontera. Precisamente se llegó a la medida de cierre de frontera por la falta de colaboración del gobierno colombiano. Una vez cerrada ellos dicen que cerrar no soluciona, que se debe colaborar en forma conjunta. Sin embargo, siguen sin colaborar, al contrario. Están buscando presionar en foros internacionales para que se acuse a Venezuela. Pero el objetivo que persiguen es que se abra la frontera como sea. Sí, es el único objetivo que están persiguiendo, que Venezuela ceda ante el chantaje y las falsas acusaciones y abra la frontera. 
 
4. Así serán las pérdidas millonarias que sufre Colombia con el cierre de la frontera que están desesperados para que se abra. Ellos, ilusamente creen, que la OEA, la ONU o cualquier organismo puede ordenar a Venezuela que abra las fronteras. Ignoran que es una decisión soberana y que nadie puede ordenar a Venezuela qué hacer con sus fronteras. Pero las pérdidas millonarias de Colombia con el cierre de la frontera se debe a que el mismo estado colombiano se beneficiaba del contrabando en la frontera.
 
5. Queda también demostrado que el paramilitarismo colombiano es apoyado por el estado colombiano. En ninguna de las declaraciones ellos admiten el problema de los paramilitares, No. De manera que se evidencia una protección y apoyo solapado del estado colombiano a los paramilitares. Ellos estaban conscientes de la invasión de paramilitares, estaban conscientes del contrabando de combustible, de personas y de alimentos. Y lo único que están pidiendo a gritos es que se abra la frontera para que las cosas sigan como antes. De manera que, el contrabando de combustible y alimentos, la invasión de paramilitares, parecen ser una política de estado, del estado colombiano.
 
6. Queda demostrado que la oposición apátrida venezolana obedece órdenes desde colombia.
 
Ante todos estos resultados inesperados y otros tantos más. No sólo se debe mantener cerrada la frontera ya cerrada, sino que, en respuestas a la actitud del gobierno conspirador de colombia, se debe cerrar toda la frontera, es decir, Apure, Zulia y Amazonas.Que se cierre toda la frontera y el llanto y pataleo se multiplicará. Pero para que la medida sea más eficiente hace falta el cierre total de los miles de kilómetros de frontera. Y que el periodo de cierre no sea inferior a un año y veremos los resultados positivos de este lado.
 
Y atención al gobierno del camarada Maduro. Muy predeciblemente, al ver ellos que no cedemos ante el chantaje, cambiarán de táctica y pedirán una reunión donde se presentarán como mansos corderos pidiendo la reapertura de la frontera como gesto de amistad para un diálogo de hermanos que permita solucionar los problemas. La respuesta debe ser un rotundo NO. Porque esta actitud de acusar sin fundamente, y el despliegue mediático para dañar nuestra imagen no debe pasar por debajo de la mesa y no debe ser olvidado.
 
Y a propósitos de algunos venezolanos, personajes públicos que se prestan para el juego colombiano, como algunos voceros de la oposición y otros personajes de la vida pública venezolana. Le suguiero al gobierno del camarada Maduro, que como estos señores están muy preocupados por problemas que deben ser resueltos en colombia. Que se les proponga que ellos firmen un documento donde se hagan cargo como tutores de unos 10 de estos colombianos ilegales, y que los reciban en sus casas y le den cobijo y alimento. Con supervisión diaria de que los están manteniendo, de que los están alimentando, de que los están cuidando, Y ojo, que sea en la casa de habitación y no en albergues. Ya que están tan preocupados, entonces que participen de la solución. Por cierto, que entre la selección de esas 10 personas a recibir que almenos 5 sean paramilitares. Para que ellos sientan en carne propia lo que es tener a paramilitares malvivientes en su casa. Seguramente no pasaran 5 días sin que quieran que los regresen a su país. Pero basta de hipocresía y solidaridad barata.
 
Y para terminar, quiero aclarar un asunto. Desde colombia y desde la oposición apátrida se quiere comparar al gobierno venezolano con los nazis, pero dicha comparación no hace más que demostrar la ignorancia de los políticos colombianos y los apátridas de la oposición venezolana. Ellos dicen que los militares venezolanos "marcaron las casas con una R de revisado o una D para demolición, tal como los nazis marcaban las casas de los judíos" Ya va, parranda de ignorantes y burros con identidad, porque no cabe otro calificativo. Los nazis marcaban las casas de los judíos NO para deportarlos, TAMPOCO para derribar las casas porque eran liegales, NO. SEÑORES BURROS E IGONORANTES DE LA POSICIÓN VENEZOLANA Y DE LA OLIGARQUÍA COLOMBIANA. Los nazis marcaban las casas de los judíos para llevárselos a campos de concentración para someterlos a trabajos forzados, a pasar hambre y a asesinarlos en masa. De manera que no cabe ninguna comparación; solo la ignorancia y la mala intención puede hacer semejantes comparaciones. Los militares venezolanos deportaron, montaron en buses a los ilegales y los trasladaron hasta la frontera donde fueron entregados a su país para que se haga responsable de ellos. No hubo trabajos forzados, no hubo campos de concentración, no hubo exterminio ni asesinatos en masa. Así que piensen un poquito antes de opinar, porque demuestran la poca capacidad intelectual que tienen al hacer comparaciones que no tienen sentido. Y peor aún que quienes por años han acusado a los chavistas de brutos, repiten como loritos estas comparaciones fruto de la escasa capacidad intelectual de sus creadores.
 
 
 Initially it was hoped that, with the closure of the Colombian-Venezuelan border, plus some problems solved on this side, the Colombian government assume responsibility for all the problems generated on that side and imported here. But no, and beyond expected some unexpected and surprising results were produced:
 
1. It was demonstrated that the government of Colombia is directly involved in the axis Miami-Madrid-Bogota. It is not the Colombian oligarchy, no, it's the same Colombian state who is involved. This is demonstrated with all the desperate actions seeking exercise to harm our country in the international arena.
 
2. It was demonstrated that the Colombian government has no word. And is that while the Chancellor committed to our foreign minister and assumed the problems of attacks on our currency and our economy, and also promised to take action. Alongside the President and other spokesmen they evaded its responsibility and breaching its word, to the point that no done nothing to correct the problems.
 
3. The Colombian government is not interested to solve any of the problems of the border. It was reached precisely the extent of border closure by the lack of cooperation of the Colombian government. When closed they say that close does not work, you should work together. However, still not working, quite the contrary. They are looking to press in international fora for it to return to Venezuela. But the objective pursued is that the border is open somehow. Yes, it is the only objective they are pursuing, that Venezuela yield to blackmail and false accusations and open the border.
 
4. This will be the huge losses suffered by Colombia with the closure of the border who are desperate for it to open. They wishfully believe that the OAS, the UN or any organization can order Venezuela to open the borders. They ignore that it is a sovereign decision and nobody can command what to do with Venezuela's borders. But the huge losses of Colombia with the closing of the border is that the same Colombian state benefited smuggling at the border.
 
5. It is also shown that the Colombian paramilitaries is supported by the Colombian state. In any statements they admit the problem of paramilitaries, No. So overlapping protection and state support of the Colombian paramilitaries evidence. They were aware of the paramilitary invasion, they were aware of the smuggling of fuel, people and food. And all are crying out for is that the border is open to keep things as before. So, smuggling of fuel and food, paramilitary invasion appear to be a state policy, the Colombian state.
 
6. It is shown that the Venezuelan opposition stateless obeys orders from Colombia.
 
Given all these unexpected results and as many more. Not only must keep the border closed and locked, but in response to the government's attitude conspirator of Colombia, should close the entire border, ie, Apure, Zulia and Amazonas.Que entire border is closed and crying kicking and multiply. But for far more efficient it takes the total closure of the thousands of kilometers of border. And closing the period not less than one year and we will see positive results from this side.
 
And attention to the government of Comrade Maduro. Very predictably, seeing them not give in to blackmail, they will change tactics and ask for a meeting where they were presented as meek lambs ordering the reopening of the border as a gesture of friendship for a dialog that allows brothers to solve the problems. The answer must be a resounding NO. Because this attitude substantiate accusations without, and the media hype to damage our image should not go under the table and should not be forgotten.
 
And some Venezuelans purposes, public figures that lend themselves to the Colombian game, as some opposition spokespersons and other characters from the Venezuelan public life. I suguiero the government of Comrade Maduro, that as these gentlemen are very concerned about problems that must be solved in Colombia. That they propose that they sign a document to take over as guardians of about 10 of these illegal Colombians, and that into their homes and give shelter and food. With daily supervision that are maintaining that they are feeding, that are caring, and eye, which is in the house of the room and not in shelters. Since they are so concerned, then participate in the solution. Incidentally, from the selection of those 10 people to receive that are at least five paramilitaries. So they feel firsthand what it is to have paramilitary thugs at home. Surely not happen five days without wanting the return home. But enough hypocrisy and cheap solidarity.
 
And finally, I want to clarify an issue. From Colombia and from the stateless opposition you want to compare the Venezuelan government with the Nazis, but this comparison does nothing to prove the ignorance of Colombian politicians and stateless persons of the Venezuelan opposition. They say that the Venezuelan military "houses marked with a revised R or D for demolition, as the Nazis marked the houses of the Jews" We will, ignorant and donkeys spree with identity, because it can not be otherwise qualified. The Nazis marked the houses of the Jews for deportation, NOR to demolish the houses because they were liegales, NO. LORDS OF THE DONKEYS AND VENEZUELAN IGONORANTES position and Colombian oligarchy. The Nazis marked the Jewish homes to take them to concentration camps for forced to starve and kill mass work. So that there can be no comparison; Only ignorance and misconduct can make such comparisons. The Venezuelan military deported, rode buses to illegal and moved to the border where they were handed over to your country to take responsibility for them. There was no forced labor, no camps, no destruction or mass murder. So think a little bit before thinking, because they show little intellectual capacity they have to make comparisons that do not make sense. And worse than those who for years have accused Chavez of gross, repeated like parrots these comparisons result of the limited intellectual capacity of its creators.

Entrevista a Fernando Buen Abad, filósofo mexicano “En América Latina hay bases militares y bases mediáticas” Héctor Bernardo.

Fernando Buen Abad es doctor en filosofía, semiólogo, escritor, especialista en medios de Comunicación. Ha sido fuente de consulta de varios presidentes, entre ellos Hugo Chávez y Manuel Zelaya. En una extensa charla -que formará parte de un libro sobre pensadores de Nuestra América-, el intelectual de origen mexicano, analiza el rol del los medios, afirma que la comunicación es un problema de seguridad regional y asegura que “los medios de comunicación, son realmente armas de guerra ideológicas”.

-¿Por qué afirma que en la actualidad la comunicación es un problema de seguridad regional?

-En lo que va del siglo XXI, tenemos ya cinco golpes de Estado en América Latina donde el ariete han sido las estructuras monopólicas mediáticas. Eso es una alerta a la que estamos llegando tarde.

-¿Cuál ha sido el rol de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) en estos hechos?

-En el caso de la SIP, trato de no exagerar su papel, a pesar de que se trata de una alianza de empresarios de medios. El problema no es que los empresarios se organicen, el problema es que tienen una impronta y una currícula como la de una antología del terror. Cada uno de ellos es un compendio de horrores espantosos, no solamente en lo individual, sino por los medios a los que representan y por los proyectos que tienen en mente. No obstante, creo que siguen siendo una instancia bastante menor respecto del otro problema que es el megaproyecto global de dominación mediática, que si es un proyecto imperial. En ese contexto, la SIP es apenas un peón que hace cosas horrorosas, pero que conforman sólo una parte de ese megaproyecto.

Digo eso para que ubiquemos el tamaño de lo que representa la SIP, pero en su escala quienes la integran son autores de prevenciones enormes. Ellos han sido el ariete del proyecto que hemos denominado como El Plan Cóndor Comunicacional.

-¿Qué implicaría El Plan Cóndor Comunicacional?

-En los años recientes hubo una “metástasis” de las bases militares en América Latina, sobre ellos han hecho análisis muy precisos Atilio Boron y Ana Esther Ceceña, detallando el mapa de las bases militares en la región. Estados Unidos, que siempre pensó que México era parte de su anillo de seguridad, ahora quiere que lo sea todo el continente que, además, es un territorio de seguridad con 500 millones de personas cautivas para ampliar su proyecto de mercado.

Una forma de controlar todo tipo de resistencia es mediante las capacidades de desembarco acelerado de fuerzas militares en la región. La formula ya la vimos en Irak, ya la vimos en Libia, en Siria, en Ucrania. El ariete, la punta de lanza de esto, son los medios. Se trata de empezar a acusar de dictadores a todos los que están ahí, convencer al mundo de que “alguien tiene que hacer algo”, y el día que eso pase todo, el mundo aplaudirá y dirá: “Por fin ya quitaron a ese dictador”. Esa formula ya la vimos. Esa formula es la que está apuntándole a Nicolás Maduro y que le apuntó a Hugo Chávez. Es la formula que le apunta a Evo Morales, a Daniel Ortega, a Rafael Correa, a Raúl Castro, a Dilma Rousseff y a Cristina Fernández. Está claro quienes son los enemigos para ellos en este escenario.

-¿Qué rol les corresponde en ese contexto a los medios de comunicación?

-Los medios de comunicación, son realmente armas de guerra ideológicas y han ido reposicionándose en el continente. En América Latina hay bases militares y bases mediáticas. Las bases mediáticas tienen varias ventajas sobre las otras. Tiene mayor capacidad de articulación, de manera más rápida y ubicua. Hacen estallar un comentario difamador en Venezuela, esa misma mañana en una radio de un barrio de Buenos Aires la repiten, haciendo operar de esa manera la agenda en el territorio, al mismo tiempo que el Grupo Prisa de España reproduce la misma nota en Madrid, la CNN la reproduce en Estados Unidos, en México la replica Televisa y Clarín hace lo suyo en Argentina. Es decir, hay velocidad y sincronicidad, eso es básicamente estrategia militar. Hay una lucha territorial al mismo tiempo que hay una lucha semántica. A eso es a lo que denomino el Plan Cóndor Comunicacional. Porque ahora las fuerzas de represión comunicacional tienen una capacidad de virulencia y coordinación muy rápida.

Acabo de ir a una ciudad que se llama Azul, y mientras desayunaba en el hotel, la señora que atendía me comentaba que estaba muy preocupada porque ella veía que “los rusos se han vuelto el demonio” y que “Putin es un Satanás que amenaza a todo el mundo”. Esa señora, que atendía ese humilde hotel, ya tenía la carga ideológica en sincronía con lo que se está diciendo en gran parte del planeta. Ese es Plan Cóndor Comunicacional, que ya ha hecho la tarea de posicionarse en el terreno del imaginario colectivo.

-¿Cómo estructura?

-Estoy seguro que si tuviéramos dinero e instituciones fuertes para hacer estas tareas de investigación identificaríamos estructuras semánticas y sintácticas idénticas. Una que he trabajado es la siguiente, cuando ganó las elecciones en México Peña Nieto dijo: “Hemos sembrado una semilla, de la que crecerá un árbol, de la que tendremos los frutos”. Esa es la misma frase que dijo en Venezuela Henrique Capriles, cuando perdió las elecciones frente a Hugo Chávez, y también en Argentina, en Tigre, Sergio Massa, dijo exactamente la misma frase en uno de sus discursos: “Estamos sembrado una semilla, de la que crecerá un árbol, de la que tendremos los frutos”.

Si tuviéramos la posibilidad de hacer una “tomografía computada” del discurso que está corriendo en América Latina en estas bases mediáticas continentales, veríamos que hay matrices que tienen una orientación y que pasan por el Grupo Random de Colombia, por CNN en Estados Unidos y que viene del Grupo Prisa, donde están los laboratorios de guerra ideológica y psicológica más poderosos del mundo.


lunes, 31 de agosto de 2015

José Vicente Rangel alerta sobre posibles acciones de inteligencia de EEUU en frontera colombo-venezolana José Vicente Rangel warns of possible actions of US intelligence on Colombian-Venezuelan border

José Vicente Rangel

José Vicente Rangel

VIDEO  

 

Credito: Aporrea.org

Caracas, 30 de agosto de 2015.- El periodistas y analista político José Vicente Rangel advirtió este domingo sobre posibles acciones de inteligencia emprendidas por el Gobierno de Estados Unidos (EEUU) en la frontera de Venezuela con Colombia.

En el segmento Confidenciales, de su programa dominical José Vicente Hoy, que trasmitido por Televen, Rangel señaló que recientemente el Gobierno estadounidense "encargó a la empresa norteamericana Airtec, la realización de misiones de inteligencia sobre territorio colombiano", para lo cual realizó una inversión que supera los 80 millones de dólares.

En esa misión se utilizará una aeronave "dotada con los recursos tecnológicos más avanzados", por lo que —advirtió— se podría presumir que "extienda su actividad a territorio venezolano en áreas de frontera, ya que dispone de los equipos apropiados para hacerlo".

La frontera de Venezuela con Colombia —específicamente en los municipios Bolívar, Ureña, Junín, Libertad, Independencia, Rafael Urdaneta, Lobatera, Ayacucho, García de Hevia y Panamericano, ubicados en la zona fronteriza con Colombia— se mantiene cerrada debido a que pasado 19 de agosto se registraron ataques paramilitares en los que resultaron heridos tres soldados de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana mientras realizaban funciones contra el contrabando de extracción.

Esta medida del Gobierno venezolano se ha establecido para restablecer la paz y la seguridad en la zona fronteriza, en la que operan mafias paramilitares colombianas y grupos vinculados al contrabando de extracción de gasolina, alimentos y medicinas desde Venezuela hacia Colombia.
Vea también:

 José Vicente RangelCredit: Aporrea.org
Caracas, August 30, 2015.- The journalists and political analyst Jose Vicente Rangel warned Sunday of possible intelligence activities undertaken by the Government of the United States (US) in Venezuela's border with Colombia.
In the Confidential segment of his Sunday program Jose Vicente Today, broadcast on Televen that, Rangel said that recently the US government "instructed the American company Airtec, performing intelligence missions over Colombia", for which made an investment that exceeds 80 million.
In that mission aircraft "equipped with the most advanced technological resources", which he warned could boast that "extend their activity to Venezuela in border areas, because it has the proper equipment to do" is used.
Venezuela's border with Colombia-specifically in Bolivar, Ureña, Junin, Freedom, Independence, Rafael Urdaneta, Lobatera, Ayacucho, Garcia de Hevia and Pan municipalities located in the border area with Colombia remains closed due to last 19 August paramilitary attacks that wounded three soldiers of the Bolivarian National Armed Forces while conducting functions smuggling extraction occurred.
This action by the Venezuelan government has been established to restore peace and security in the border area, where they operate Colombian paramilitary groups linked to mafias and smuggling gas extraction, food and medicine from Venezuela to Colombia.
See also:
Hinterlaces: 59% of Venezuelans support border closure to combat smuggling

Bandas paramilitares, narcotráfico, y poder político y económico en Colombia y la frontera con Venezuela Negocios cotidianos. Paramilitary groups, drug trafficking, and political and economic power in the border with Colombia and Venezuela Business daily.





En Sevilla, pueblo al norte del departamento del Valle del Cauca, Colombia, Artemo, joven comerciante de carnes, al comienzo de una noche cualquiera se despidió de su socio y de la última vecina de la cuadra que le acababa de comprar una libra de asadura, o cacheo, o desperdicios, la incierta combinación de vísceras de res, corazón, hígados, intestinos, etc., que se fríen en su propia grasa y es indicada para elevar los niveles de colesterol. La pobreza no permite ningún miramiento en dietas.

Artemo tenía una hija a la que amaba y una ex mujer a la que no odiaba demasiado. Más o menos tranquilo en cuanto a los afectos, por dentro lo carcomían las difíciles condiciones económicas. No debía una gran suma, pero la que tenía era suficiente para trasnocharlo. El monto adeudado no estaba lejos de sus alcances, pero las condiciones del préstamo sí bastaban para hacerle trizas la tranquilidad a cualquiera.

Al día siguiente, Artemo no abrió el negocio a las 6 de la mañana, como de costumbre. Tampoco lo hizo a las 8, o a las 9, o más tarde. Al mediodía, su socio, luego de llamarlo en vano varias veces al teléfono celular, fue hasta la casa, a unas cuadras. Un rato después de no conseguir ninguna respuesta a sus llamados, se tomó el atrevimiento de empujar la puerta con fuerza e ingresar. Halló a Artemo en el cuarto del fondo colgado de una viga del techo. Hacía varias horas que se había suicidado, según dictaminó el médico forense. No dejó mensajes o nota alguna.

Una semana antes, Artemo había recibido una amenaza seria. Se lo comentó al socio, en secreto. Si no pagaba la deuda junto a los copiosos intereses que se habían venido sumando con cada día de retraso, le matarían la hija, la ex mujer, y los padres, y luego él, en tal orden. Tanto Artemo, como el socio eran conscientes de que no se trataba de una broma o una exageración. Así, o casi así, habían hecho con Antonio, y con Marco, y con otros conocidos que de la noche a la mañana habían caído en la espiral sin fondo de los préstamos “gota a gota”, que controlan con mano de hierro las bandas paramilitares de la región.

A nuestro personaje le habían prestado 400 mil pesos, menos de 150 dólares, unos meses atrás, para salir de algún atolladero. Pagó día tras día los altísimos intereses del 10% diario durante un buen tiempo, pero las cosas se complicaron y empezó el retraso con las cuotas, intereses que fueron acrecentando la obligación inicial, hasta que la cifra se salió de los márgenes en pocas semanas.

En Colombia, la estructura paramilitar de otros tiempos ha evolucionado hacia formas más sofisticadas de penetración y control social: Las llamadas “Bandas criminales”, que no son otra cosa que entidades atomizadas, pero organizadas y coordinadas, de los paramilitares, dominan una extensa gama de los negocios y el comercio del país. En unos participan activamente, en algunos más son una especie de armazón parasitario, mas insoslayable.

Es un andamiaje de bandidos que ya no opera sólo desde arriba, apropiándose de los recursos de la salud, la educación o de la riqueza de los megaproyectos económicos, como hace años, sino que empieza carcomiendo la bases más elementales de la sociedad. Afecta desde la esquina, la cuadra más pobre, el negocio informal, el establecimiento medio surtido, asciende por la buseta del barrio, el mini mercado, la peluquería de medio pelo, hasta llegar a las estructuras del contrabando organizado, como algunos comercios de los San Andresito, cuyos comerciantes protestan en masa y a pedrada limpia ante la sola amenaza del gobierno de legalizarlos, la distribución de partes de automotor, alimentos, electrodomésticos, los almacenes de cadena, aquello que mueve dinero en el país. Es decir, todo.

Lo cierto es que son pocas las actividades económicas, transacciones, flujos de dinero, cultivos, establecimientos, legales e ilegales, que hoy en día pueden permanecer al margen de la acción criminal organizada del cruce entre paramilitarismo y narcotráfico. Operan en los pequeños pueblos de la Costa Atlántica y en las ciudades intermedias del interior, en los pueblos polvorientos de los Llanos Orientales y en la propia capital de la república, en las aldeas insondables del Chocó y en las dos o tres esquinas para mostrar de Medellín. Por supuesto, tienen tomadas las fronteras, y, de manera particular, los extensos límites con Venezuela, históricos, activos, fulgurantes, indivisibles, que superan los 2.200 kilómetros.

Controlan la piratería, el contrabando de mercancías, gasolina y personas, el tráfico de drogas, la especulación monetaria, la compraventa de bolívares y pesos y la fachada de las casas de cambio, son prestamistas y usureros. El estado colombiano, en los tiempos de Álvaro Uribe, como es bien sabido, no sólo fue permisivo, sino que auspició y fortaleció el paramilitarismo. La justicia se acercó a los tentáculos políticos, pero dejó indemne la estructura económica, la misma que causa estragos al interior del país, y que afecta de modo sensible a Venezuela. Las ganancias son exorbitantes. Y donde las hay, los hay.

Las fronteras de Colombia han estado en situación de tensión desde los tiempos de la Independencia. Hemos perdido territorios por descuido, se han vuelto a correr los mojones en silencio, las hemos violado para asesinar guerrilleros “en caliente”, decimos hacerlas respetar para despertar falsos sentimientos de patria, como son todas las conmociones patrióticas del ex presidente mencionado. Los habitantes de esas distantes tierras son colombianos negados. Y son invasores los venezolanos o brasileños o ecuatorianos que cruzan de los puentes para acá. En Cúcuta, en Leticia, en Ipiales, la misma cosa.

La situación no ha cambiado. Los departamentos de frontera colombianos son pobres y abandonados. Los fronterizos paisanos sobreviven sin políticas de generación de empleo digno, sin acceso a la educación y con un sistema de salud aun peor que el del resto del país, lo cual es difícil de imaginar. No les llegan los planes de vivienda que apenas si asoman por Bogotá, Medellín, Cali o Barranquilla.

Ningún gobierno colombiano ha generado políticas sociales para los habitantes de las fronteras. De acuerdo con estudios del Departamento Nacional de Planeación y del PNUD, los 12 departamentos y 70 municipios fronterizos, que a lo largo de 6.301 kilómetros le dan casi la vuelta a Colombia, exhiben, con contadas excepciones, indicadores por debajo de la media nacional y muy lejos de los de la capital.

El cierre de la frontera decretado por el gobierno Venezolano es una medida que obliga a discutir la política social y económica del Estado colombiano en estas zonas. No es una crisis nueva ni única. Es un problema de hace muchos años, cuya solución siempre se ha esquivado. Según cifras oficiales, la actual campaña anti contrabando del gobierno venezolano, que lleva un año, ha dejado 1.185 detenidos, 176 trochas inhabilitadas y 19.000 toneladas de productos confiscadas. Las cifras se incrementaron en los días recientes. Pero es un problema profundo, entre dos pueblos hermanos, cuya atención debe ser integral, y asumida de manera responsable y mancomunada por ambos gobiernos. Lo que no se ha hecho.

La alianza entre paramilitarismo, narcotráfico y poder político es vieja en Norte de Santander, el departamento limítrofe con el eje de penetración regular más importante entre los dos países. Data, al menos, de 1999, cuando la Casa Castaño le encargó a Salvatore Mancuso el control del Bloque Catatumbo. El poderoso Clan Barriga (conformado por los hermanos Carlos Emiro, ex senador, Pedro Luis, multimillonario empresario de la construcción y de fábrica de asfalto, quien según la ONG Progresar era el jefe de finanzas del “Bloque Catatumbo”, y Rafael, alias “Toyota”, que amasó su gran fortuna como contrabandista prototipo de carros robados en Venezuela), tuvo vínculos estrechos con “El Iguano”, reconocido comandante paramilitar, y con el asesinado narcotraficante Luís Pérez Mogollón, alias “El Pulpo”. (1)

Si los tres mosqueteros eran cuatro, los tres apóstoles del Clan Barriga fueron cinco o más. También figuraba el extraditable Yensy Miranda Dávila, beneficiario del programa Agro Ingreso Seguro del gobierno del expresidente Álvaro Uribe, acusado por el juez Baltasar Garzón de efectuar envíos masivos de cocaína colombiana hacia Europa, a través de Venezuela, con escala en Guinea Bissau, en África. (2)

En la lista de beneficiarios directos, concurrentes, allegados y pupilos de estos vínculos perversos, existen dirigentes y líderes nacionales, regionales y locales, hubo y hay senadores y ex senadores, representantes y ex representantes, ex gobernadores y el actual gobernador, ex alcaldes, secretarios de gobierno y hacienda, secretarios de todas las carteras, funcionarios y funcionarias de todas las pelambres, contratistas, terratenientes de la palma aceitera, concesionarios de la explotación de yacimientos petrolíferos y de la veta de carbón ubicada entre Sardinata y La Gabarra, en fin.

Muchos de los nombres presuntos, condenados o vinculados a investigaciones figuran en investigaciones previas, denuncias y artículos, desde 2006. El régimen de terror llevado a cabo contra testigos e investigadores no ha permitido mayores avances (3). Pero hay verdades irrefutables: “La oleada paramilitar en El Catatumbo nortesantandereano dejó cerca de once mil campesinos (as) asesinados. Más de ciento treinta mil desplazados y pasan de ochocientos los desaparecidos registrados” (4).

Las bandas criminales del paramilitarismo y del narcotráfico vieron una oportunidad excelsa en la frontera con Venezuela. La han aprovechado de la manera excesiva y despiadada que saben hacerlo. Es un problema para Venezuela, cuyas pérdidas sólo en cuanto al contrabando de gasolina se estima que supera los 200 millones de dólares anuales. Una de las puntas del iceberg.

Pero, ante todo, es un problema para Colombia y de los colombianos, que también son víctimas del esquema implantado e implementado por el enlace entre los paramilitares, los narcotraficantes y la dirigencia política, que se desborda por las fronteras.

La ilegalidad es una moda repentina en este país, que de pronto pone a circular la alharaca mediática para incrementar audiencias, el golpe de pecho de algún funcionario despistado, un prelado de súbito moralista o un incómodo opositor de izquierda. Porque no solamente está inserta en un negocio específico o en la sustancia de uso ilícito, sino que, sobre todo, está enquistada en los endebles articulados de unas leyes hechas con el firme propósito de que no se cumplan, o se cumplan a medias, o se cumplan de acuerdo con la ocasión y el marrano.

Nunca se estableció con claridad si Artemo se suicidó o si lo suicidaron. Si lo hizo con mano propia o si fue con un poco de ayuda de sus amigos prestamistas. Tomó un dinero que la usura no le permitió cancelar, pero también pudo no ser así. De igual modo, habría llegado un buen vecino con el fin de garantizarle que su local no sería incendiado, o él asesinado a tiros una mañana, o la hija secuestrada al salir del colegio, a cambio de lo cual debería abonar a diario una suma ponderada de acuerdo con sus ingresos, o un tantico por encima. Trances delincuenciales como este no se daban antes en Venezuela. Ahora avanzan, como en una oleada, de occidente a oriente.

En todo caso, la justicia colombiana se da por bien servida con cualquier teoría más o menos creíble sobre la muerte de Artemo, con tal de evitarse embrollos, líos en los que el propio juez puede terminar optando entre suicidarse y quitarse la vida.


Notas:

(1) “El negocio de la droga en el bloque Catatumbo”. La República. Bogotá, 28 de abril de 2013. http://www.larepublica.co/economia/el-negocio-de-la-droga-en-el-bloque-catatumbo_37429

(2) “Otro Extraditable recibió AIS.” Noticias UNO. Bogotá, 24 de octubre de 2009. http://noticiasunolaredindependiente.com/2009/10/24/noticias/extraditable-con-ais/

(3) Cepeda Castro, Iván. “Los campos de exterminio y las fosas comunes en El Catatumbo.” Derechos Humanos en Colombia. Bogotá, 1 de julio de 2006. Equipo Nizkor. http://www.derechos.org/nizkor/colombia/doc/catacumbo1.html

(4) Meneses Reyes, Carlos. “El clan Barriga: Parapolítica y negocios en Norte de Santander”. Portal Rebelión. 10 de marzo de 2014. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=181817


Juan Alberto Sánchez Marín es periodista y director de cine y televisión colombiano. Colaborador en Hispantv.com

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Juan Alberto Sanchez MarinRebellion

In Seville, village north of Valle del Cauca, Colombia, Artemo young meat trader at the beginning of any given night said goodbye to his partner and neighbor on the block last he had just bought a pound of offal or caching, or waste, the uncertain combination of beef viscera, heart, liver, intestines, etc., which are fried in its own fat and is suitable for raising cholesterol levels. Poverty does not allow any consideration in diets.
Artemo had a daughter whom he loved and ex woman he did not hate too. More or less quiet in terms of emotions, inside it gnawed the tough economic conditions. There was a large sum, but I had was enough to trasnocharlo. The amount owed was not far from its scope, but the conditions of the loan itself was enough to give anyone shattered the tranquility.
The next day, Artemo not opened the business at 6 in the morning, as usual. Neither did at 8, or 9, or later. At noon, his partner, after calling in vain several times a cell phone, went to the house, a few blocks. A while after getting no response to their calls, daring to push the door shut and enter was taken. He found Artemo in the bottom quarter of hanging a ceiling beam. It was several hours he had committed suicide, according to the coroner ruled. He did not leave any notes or messages.
A week earlier, Artemo had received a serious threat. He said the partner, secretly. If you do not pay the debt with copious interests that had been joining with each day of delay, you kill the daughter's ex-wife, and parents, and then he, in that order. Both Artemo, as the partner were aware that this was not a joke or an exaggeration. Thus, or nearly so, they had done to Antonio and Marco, and other acquaintances of overnight had fallen into the spiral bottomless loans "trickle down", which control with an iron fist bands paramilitaries in the region.
In our character they had borrowed 400,000 pesos, less than $ 150 a few months ago, out of a rut. He paid every day the high interest of 10% daily for a long time, but things got complicated and began the delay fees, interests were increasing the initial obligation, until the figure out of the margins in a few weeks.
In Colombia, the paramilitary structure of the past has evolved into more sophisticated forms penetration and social control: So-called "criminal gangs" which are nothing but atomized entities, but organized and coordinated paramilitary dominate an extensive range business and commerce in the country. In some actively involved in some more they're kind of, but unavoidable parasitic frame.
It is a scaffolding of bandits who no longer operates only from above, appropriating the resources of the health, education or wealth of economic megaprojects, like years ago, but begins eating away the most basic foundations of society. Affects from the corner, the poorest block, business casual, the average establishment assortment, ascends the neighborhood minivan, mini market, hairdressing medium hair, down to the structures of organized smuggling, as some shops in the San Andresito, whose traders and clean mass protest at the mere threat pedrada government legalize the distribution of automotive parts, food, appliances, chain stores, that which moves money in the country. That is all.
The truth is that few legal and illegal economic activities, transactions, cash flows, crop establishment, which today can stay out of the criminal action of organized cross between paramilitaries and drug trafficking. They operate in small towns of the Atlantic Coast and in the intermediate inner cities, in the dusty villages of the Eastern Plains and the own capital of the republic, in the unfathomable villages of Choco and in two or three corners to show Medellin. Of course, they have taken the borders, and, particularly, the extensive borders with Venezuela, historical, active, flashing, indivisible, exceeding 2,200 kilometers.
Controlling piracy, smuggling of goods, gasoline and people, drug trafficking, currency speculation, the sale of bolivars and weights and the facade of the exchange, are lenders and usurers. The Colombian state in times of Alvaro Uribe, as is well known, was not only permissive but sponsored paramilitarism and strengthened. Justice approached political tentacles, but left intact the economic structure, the same as that rages within the country, affecting Venezuela sensitive mode. Earnings are exorbitant. And where there are, there are.
Colombia's borders have been under stress since the time of Independence. We lost territories by mistake, have returned to running Cairns silent, we've violated to assassinate guerrillas "hot" we say to enforce them to awaken false sentiments of homeland, as are all patriotic upheavals of the former president said. The people of these distant lands are denied Colombians. And they are invading the Brazilian or Venezuelan or Ecuadorian crossing bridges over here. In Cucuta in Leticia, in Ipiales, the same thing.
The situation has not changed. Colombian border departments are poor and abandoned. Border policies countrymen survive without decent employment generation without access to education and health system worse than the rest of the country, which is hard to imagine. They do not come home plans that barely peek out Bogota, Medellin, Cali and Barranquilla.
No Colombian government has generated social policies for the inhabitants of the border. According to studies by the National Planning Department and UNDP, 12 departments and 70 border municipalities, which along almost 6,301 kilometers will give back to Colombia, exhibit, with few exceptions, indicators below the national average and far from the capital.
The closure of the border by the Venezuelan government enacted a measure requiring discuss the social and economic policy of the Colombian State in these areas. It is not a new or unique crisis. It is a problem for many years, which has always eluded solution. According to official figures, the current Venezuelan government anti-smuggling campaign, which has one year left 1,185 detainees, 176 disabled trails and 19,000 tons of products confiscated. The figures increased in recent days. But there is a deeper problem between two fraternal peoples, whose attention must be comprehensive, and assumed responsibly and jointly by both governments. What has not been done.
The alliance between paramilitarism, drug trafficking and political power is old in Norte de Santander, bordering department with the most important regulating shaft penetration between the two countries. Dating back at least 1999, when the Brown House commissioned Salvatore Mancuso control of the Catatumbo Bloc. The powerful Clan Barriga (formed by brothers Carlos Emiro, former Senator, Pedro Luis, billionaire construction and asphalt plant, according to the NGO Proceed who was head of finance "Bloque Catatumbo," and Rafael, alias " Toyota ", who made his fortune as a smuggler prototype cars stolen in Venezuela), had close ties with" The Iguano "known paramilitary commander, and killed the drug lord Luis Perez Mogollon, aka" The Octopus ". (1)
If the three musketeers were four, the three apostles of Clan Barriga were five or more. Also it included the extraditable Yensy Miranda Davila beneficiary Agro Income Security Program of the government of president Alvaro Uribe, accused by Judge Baltasar Garzon to make mass mailings of Colombian cocaine to Europe through Venezuela, with a stopover in Guinea Bissau in Africa . (2)
In the list of direct beneficiaries, concurrent, relatives and pupils of these perverse links, there leaders and national, regional and local leaders, and there were senators and former senators, representatives and former representatives, former governors and the current governor, former mayors, government and finance ministers, secretaries of all portfolios, officials and officials of all pelts, contractors, oil palm landowners, dealers in the exploitation of oil fields and coal seam located between Sardinata and La Gabarra, in order .
Many of the names suspected, convicted or linked to investigations listed in previous investigations, reports and articles, since 2006. The reign of terror carried out against witnesses and investigators have not allowed further progress (3). But there are irrefutable truths: "The surge in paramilitary Catatumbo nortesantandereano left about eleven thousand peasants (as) killed. More than one hundred thirty thousand eight hundred displaced and missing go registered "(4).
Criminal gangs and drug trafficking paramilitary saw a sublime opportunity on the border with Venezuela. They have used excessive and ruthless way they know how to do it. It is a problem for Venezuela, whose losses just as the smuggling of gasoline is estimated to exceed 200 million dollars annually. A tip of the iceberg.
But above all, it is a problem for Colombia and Colombians, who are also victims of the scheme introduced and implemented by the link between the paramilitaries, drug traffickers and the political leadership that overflows across borders.
Illegality is a sudden fashion in this country, which suddenly put into circulation media hype to increase audiences, the breast stroke is a clueless official, a prelate of sudden moralistic or unwelcome opponent left. Because it is not only inserted into a specific business or substance misuse, but above all, it is entrenched in the flimsy articulated a law made with the firm intention of not being met, or are met halfway, or They are met in accordance with the occasion and the pig.
He never clearly established whether Artemo committed suicide or if he committed suicide. If he did own hand or whether it was with a little help from his friends lenders. He took money that did not allow him usury cancel, but could not be. Similarly, it would have a good neighbor in order to ensure that their local would not fire, or he shot dead one morning, or kidnapped after school, in exchange for which child should pay a daily weighted sum according to their income, or tantico above. Criminal trances they did not like this before in Venezuela. Now they move like a wave, from west to east.
In any case, it is given the Colombian justice well served by any more or less credible theory about the death of Artemo, provided avoided entanglements, hassles in which the judge himself may end up choosing between suicide and suicide.

Notes:
(1) "The drug business in the Catatumbo bloc." The Republic. Bogota, April 28, 2013. http://www.larepublica.co/economia/el-negocio-de-la-droga-en-el-bloque-catatumbo_37429
(2) "Other Extraditable received AIS." Noticias Uno. Bogotá, October 24, 2009. http://noticiasunolaredindependiente.com/2009/10/24/noticias/extraditable-con-ais/
(3) Cepeda Castro, Ivan. "The death camps and mass graves in El Catatumbo." Human Rights in Colombia. Bogota, July 1, 2006. Equipo Nizkor. http://www.derechos.org/nizkor/colombia/doc/catacumbo1.html
(4) Meneses Reyes, Carlos. "The clan Barriga: Parapolitics and businesses in Norte de Santander." Rebellion Portal. March 10, 2014. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=181817
Juan Alberto Sanchez Marin is a journalist and filmmaker and Colombian television. Collaborator Hispantv.com
Rebellion has posted this article with the author's permission through a license from Creative Commons, respecting their freedom to publish it elsewhere.