miércoles, 22 de abril de 2015

Dolarización de la economía venezolana

Por qué se acepta que las aerolineas vendan los pasajes en dólares, si están en Venezuela y sus agencias fueron creadas con capital en Bolívares, le pagan a sus empleados en bolívares. Por qué van a cobrar los pasajes en dólares ?
Adicional a esto, hay un decreto firmado por el Presidente Chavez que prohibe la venta de apartamento en dolares.
Bueno ya en venezuela se oye que venden los vehiculos en dolares, los apartamentos en dólares, los pasajes en dólares, cuando nos demos cuenta desaparecerá la moneda nuestra, el bolívar y con ello nuestra identidad. Hay que parar ese monstruo que está avanzando en la patria de Bolivar, de Chavez y nuestra.
Lo que no pueden alcanzar con el voto, ni con la fuerza, lo están logrando con los dólares, hay en venta vehículos y apartamentos el Bs. 15.000.000 pero solicitan que les paguen en dólares, Una pregunta, como se materializan las ventas en las notarías ? 

Entrevista a Tariq Ramadan, profesor de Estudios Islámicos Contemporáneos en la Universidad de Oxford y en la Facultad de Teología "Tenemos que detener la excusa de que la violencia se ejerce en nombre del islam"

Tariq Ramadan es profesor de Estudios Islámicos Contemporáneos en la Universidad de Oxford y en la Facultad de Teología de esta misma ciudad, además de Director del Centro de Investigación sobre legislación y ética islámica de Doha. Nacido en Suiza en 1962, durante el exilio de su familia, sus progenitores fueron importantes figuras de los Hermanos Musulmanes egipcios, su abuelo materno el propio fundador de esta hermandad. Su vida ha estado marcada por una búsqueda vital, como poder desarrollar su identidad de musulmán y europeo al mismo tiempo. En el transcurso de esa odisea se convirtió en un filósofo y pensador musulmán de obligada referencia. 

-Desde su nacimiento y expansión el islam se caracterizó, durante siglos, por promover la cultura, la ciencia, la tolerancia religiosa y étnica… ¿Qué es lo que ha cambiado para que hoy en día se perciba al islam como algo totalmente contrario a estos valores?
-En ese sentido hay dos cosas importantes: primero, la historia nos está demostrando que no podemos comprender la esencia de lo que está sucediendo actualmente con algunas tendencias a partir de lo que la historia certifica, que durante muchos siglos los musulmanes fueron vanguardia en la ciencia y la filosofía. En todo caso si en la historia hay un momento en que los musulmanes y la religión estaban involucrados en la cultura esto demuestra que muchos fenómenos actuales no son algo intrínsecamente islámico y más bien tiene que ver con una crisis dentro del islam.
Al interior del islam tenemos muchas tendencias y no podemos negar que algunas de ellas se basan en una lectura literal y dogmática, y muy a menudo estas son las personas que están difundiendo más mentiras y recibiendo titulares, por ser precisamente las más violentas. Dentro de esas tendencias, más literales, hay que incluir a países que de hecho son al mismo tiempo aliados de Occidente, por ejemplo Arabia Saudita o Qatar, donde abundan los partidarios de la prédica literal y los tradicionalistas.
Ahora bien, si miramos el cuadro completo veremos que esto no solo está sucediendo en la zona del Golfo Pérsico, sino que también en Asia, África y Occidente, hay musulmanes realmente muy comprometidos, mujeres y hombres, que aportan nuevas respuestas a nuevos desafíos en numerosos campos y no podemos ignorarlos, porque es algo que está pasando frente a nosotros, en campos como la medicina, el derecho, la cultura, la filosofía, la ciencia. Aparecen muchas nuevas respuestas porque nos enfrentamos a nuevos desafíos.
-Cuando los medios ser refieren a personas involucradas en acciones violentas relacionadas al mundo musulmán añaden una “denominación de origen”, que no tiene que ver con la nacionalidad, por ejemplo los autores del atentado contra Charlie Hebdo eran franceses de origen magrebí... ¿Cómo valora esta tendencia a remarcar el origen?

-Creo que es algo que no sólo promueven los medios de comunicación, sino que está presente de alguna manera en la arena política, en el debate social. Estamos creando en estos tiempos de manera paralela lo que el sociólogo holandés Willem Schinkel ha denominado “ciudadanía moral” y que yo llamaría “ciudadanía informal”, porque en nuestras sociedades hay diferentes niveles de ciudadanía.
Dependiendo de la forma en que nos comportamos, se nos van añadiendo etiquetas, qué origen tienes, qué religión diferente a la de la mayoría y al final esto significa que hay europeos originarios y verdaderos y otros que si no actúan a la luz de los supuestos “valores” prefijados se les otorga otro status, no en el plano legal, sino en un plano informal, algo así como “ciudadanos extranjeros”, que es un nuevo concepto.
Son ciudadanos pero no completamente, por lo tanto son ciudadanos extranjeros, y cuando hay un problema lo que mencionamos primero es que son musulmanes, africanos, árabes… Esta misma calificación diferenciada está socavando el hecho mismo y cierto de que son europeos.
Después de los atentados de Londres, el 7 de julio en el 2005, ya señalé esta tendencia. Dije que si bien es cierto que los autores tenían padre y madre y que es verdad que la comunidad musulmana tiene que abordar el problema de las interpretaciones religiosas literales con la violencia y el dogmatismo que conllevan, también es cierto que la sociedad británica debe aceptar y reconocer el hecho de que son hijos de esa sociedad. Del mismo modo que cuando un muchacho se convierte en un delincuente callejero no se suele culpar a la madre o al padre, es una responsabilidad más amplia. La manera en que estamos utilizando este concepto de denominación de origen es de alguna manera aclarar que no es verdaderamente uno de nosotros.
-¿Eso quiere decir que estamos ante una “ciudadanía” condicionada y cuestionada por sus orígenes o sus valores culturales?
-Como decía no es un asunto de derecho, mi calificación de esta especie de “ciudadanía moral” no se refiere a lo formal, sino que se ha elaborado un listado de valores que debe cumplir cualquier ciudadano, cultural o religiosamente diferente, antes de que se le otorgue el estatus de ciudadano de pleno derecho y correcto.
Aparte de controlar que respeten las leyes y que aprendan el idioma, su vida privada sin duda recibe múltiples influencias, costumbres, formas de vestir, educación familiar, etc…Influencias que son cuestionadas constantemente, pero no se dice nada con claridad, todo es implícito, y tiene que ver con esa especie de "ciudadanía moral o psicológica" que tiene consecuencias muy concretas para las personas. Pareciera que existe una identidad europea estática, permanente, inmutable, y en realidad estas personas suponen cambios y dinámicas divergentes, aportan otros valores y formas de sentir, no comparten o no son parte de una escala de valores supuestamente evidente y que se identifica pública y mediáticamente como la única “europea”. Sus identidades son otras, cambiantes, diferentes en lo cultural, lo religioso o lo personal, y sufren constantemente una discriminación que finalmente no conmueve a una mayoría social que los estigmatiza.
-Por un lado se demoniza al islamismo en general pero cuando esos movimientos son políticos, sociales y pacíficos y juegan en democracia, se les ilegaliza o se les desplaza por la fuerza del poder, casos de Argelia o Egipto. ¿Se empuja al islamismo político y social a la ilegalidad y la violencia?
-En realidad este tema no es nuevo, solo hay que mirar lo que ha venido sucediendo en diferentes países. Se va construyendo un prejuicio en torno a una supuesta práctica violenta, a pesar de que se conoce perfectamente que las tendencias políticas y del derecho musulmán incluyen plenamente a los Hermanos Musulmanes. Ya sucedió en Argelia con el FIS y sigue sucediendo actualmente con HAMAS, finalmente cuando ganan democráticamente se les margina o se les ilegaliza.
En realidad hay dos elementos que son importantes. El primero es, por supuesto, la relación con Occidente. Hay una percepción de que esos grupos son muy críticos hacia Occidente, en el sentido que rechazan las políticas occidentales. Sin embargo no siempre es así, porque si analizamos lo que los Hermanos Musulmanes egipcios, que ganaron las elecciones en el 2013, intentaban hacer estaba precisamente marcado por un intento de complacer a Occidente, y me refiero a sus decisiones económicas o a las reformas de las estructuras políticas del país. Y de ahí paso directamente al segundo factor que es relacionado con la percepción de que estas tendencias son muy anti-sionista, en medio de un fuerte debate en la región sobre quién apoya a Israel y de qué maneras. Además hay una percepción de que esos movimientos son precisamente más peligrosos porque no son violentos, sino más bien pragmáticos.
-¿Por que la denominada “Primavera árabe” se ha convertido en una pesadilla?
 -Creo que hemos sido ingenuos y el problema es, otra vez, que no estudiamos ni aprendemos de la historia. Lo que sucedió en el Este de Europa o en América Latina. No hemos estudiado la forma en que se puede movilizar a la gente o propiciar que la gente se movilice libremente, pensamos que todo se trata de política, cuando en realidad el trasfondo es más un asunto de economía. La economía, el poder, la estabilidad en la región. Yo incluso diría que en el caso aparentemente exitoso de Túnez, donde la violencia fue más moderada, se permitió la fuga de la vieja casta de poder, fue un fracaso, una rama que escondió la visión del bosque.
Desde el inicio de este proceso yo me temía que pudiese pasar algo parecido al modelo iraquí que yo sintetizo en tres elementos: Desestabilización del régimen político, división de la sociedad en tendencias (tribus, facciones religiosas…) y aseguramiento de los recursos económicos y naturales.
Finalmente si observamos lo que está sucediendo en Libia y en toda la región, desestabilización de Siria, la difíciles situaciones que viven Turquía, Irán, Líbano y ahora mismo Yemen, podemos constatar que es un diseño, que el entonces Presidente de los EE.UU, George W. Bush, denominó “democratización del Oriente Medio” y que consiste en desestabilizar países para obtener una región frágil. Lo mismo sucede actualmente con un régimen fuerte como el de Egipto en medio de tanta fragilidad, un sistema que da continuidad a la era Mubarak porque son los mismo militares, con más violencia, y muy a tono con la actual política israelí en la región.
-¿Habla de un diseño de dominación occidental y sionista?
-Sí, yo diría que el objetivo de este diseño es debilitar la región y asegurar los recursos económicos. Sin embargo hay algo que no conseguimos relacionar con la economía y tiene mucho que ver con estas situaciones y que es que cualquier cosa que tenga que ver con la seguridad y el antiterrorismo permite que los EE.UU y la UE estén más presentes en la zona que algunos países emergentes como la India o China. La desestabilización reclama obligatoriamente más seguridad y esto en términos concretos significa más presencia norteamericana y europea, que es exactamente lo que podemos ver en estos momentos después de las llamadas primaveras árabes.
Sin embargo lo que podíamos observar antes de estos procesos de primaveras era una tendencia hacia el Este, hacia China y la India, mientras que lo que podemos constatar ahora es más presencia de los EEUU y EU, algo que también le conviene a Israel, porque no quieren que China o la India se involucren en la región, pues son menos pro-israelitas que las potencias occidentales.
-¿Y qué papel juegan en medio de este esquema los grupos islámicos radicales?
-Este fenómeno tiene mucho que ver con lo que venimos observando desde hace al menos 15 años, antes los salafistas evitaban en gran medida todo lo que tenía que ver con la política, de hecho afirmaban ser apolíticos. Sin embargo ahora tenemos una tendencia, primero de algunas organizaciones como Al Qaeda, y ahora mismo el ISIS, que promueven un mayor protagonismo de la mentalidad de los que interpretan literalmente el Corán y al mismo tiempo son los que más involucrados están con la violencia. Una violencia que por cierto no solo está dirigida contra de los intereses occidentales en la región, sino también contra algunos de los intereses de diversos países del Medio Oriente. Sin duda hay tendencias que están pensando que hay una Jihad (guerra santa) global y es gente muy sincera en ese pensamiento, por eso mismo tenemos que ir más allá, para tratar de entender cómo funcionan y por qué están operando de esa manera.
Empezaron en Afganistán y vemos a estos grupos en todos los lugares donde actúan interrelacionados con potenciales económicos, en Afganistán, donde sabemos que hay gas, uranio y litio, en Mali, donde hay uranio y gas, y ahora están presentes en algunos países del Medio Oriente, contribuyendo a la desestabilización de toda la región. Yo diría que debemos abordar la cuestión de la violencia, pero no podemos ser ingenuos, hay que tratar de entender qué objetivos tienen y cuáles van logrando. No estoy nada convencido de que estas tendencias surjan de la nada, por ejemplo sabemos que en Siria fueron apoyadas por el mismo Bashar Al Assad pensando conseguir una nueva legitimidad en la comunidad internacional, algo que de hecho está funcionando.
Tenemos que ser cautelosos y entender a la gente violenta que cree realmente en eso y son sinceros en su actuar, eso es una realidad, están actuando en contra del consenso de la mayoría de la comunidad musulmana, pero también tenemos que ser cuidadosos con la manipulación política de esta tendencia violenta, que sirve de apoyo y justificación a algunas políticas regionales.
-En referencia a las políticas regionales que señala, parece adecuado nombrar a un partido islámico gobernante, como el de Turquía, que se ofrece como un modelo aceptable a los ojos de Occidente e Israel.
-Creo que la situación interna y externa de Turquía es sumamente difícil, debemos analizar con profundidad lo que sucede en ese país. Primero en lo que se refiere a su política doméstica nos encontramos con un régimen que en los últimos años ha ido haciendo cosas en función de un progreso social, tratando de mejorar la economía y la situación social. Dicho esto no podemos olvidar que el régimen, y muy especialmente el presidente Erdogan, se ve a sí mismo como una respuesta para todo y por eso está intentando cambiar la Constitución y hasta el sistema parlamentario, para poder ser Presidente y Primer Ministro al mismo tiempo, además es muy evidente que hay muchos problemas con todo lo que tiene que ver con las minorías y las libertades; por lo tanto creo que tenemos que observar la evolución de esta tendencia hacia un poder autoritario.
Un segundo elemento tiene que ver con la política exterior. El primer ministro y ex ministro de Asuntos Exteriores, Ahmet Davutoglu, mantiene una visión de que Turquía debería evitar conflictos fronterizo, lo cual parece bastante inteligente, sin embargo esa expectativa actualmente es un fracaso y en la práctica Turquía juega un feo papel en lo que se refiere a Siria, a los kurdos o a Irán. A todo esto hay que añadirle que la estabilidad y el crecimiento económicos no son ya seguros.

todavia negado, despues de 100 años.

viernes, 17 de abril de 2015

Eduardo Galeano

Eduardo Galeano

Noticias, Cultura  »

16 abril 2015 | 4 |
Funerales de Eduardo Galeano. Foto: AP.
Los restos del célebre escritor uruguayo, Eduardo Galeano, fueron cremados este jueves en un cementerio privado de Montevideo, informaron medios locales. La ceremonia fue íntima y sólo contó con la presencia de los familiares directos y allegados, unas 15 personas, indicaron fuentes de la empresa. Se cumplió así el deseo del escritor y periodista que murió el pasado lunes en Montevideo, a la edad de 74 años, a consecuencia de un cáncer de pulmón.

Opinión, Cultura  »

15 abril 2015 | 4
Ana María Radaelli
Preguntón, respondón, con la modestia insólita de los Grandes, con la burla a flor de labios, compasiva o ruda según el destinatario de sus dardos, Eduardo Galeano, el que nos apretó fuerte contra su pecho entre tantos abrazos, fue el amigo querido que sabíamos estaba ahí, una mañana de esplendor en Casa de las Américas, o en un café montevideano, saboreando las palabras antes de estrenarlas, siempre nuevas, como recién paridas.

Opinión, Cultura  »

14 abril 2015 | 3
Eduardo Aliverti
Galeano era un tipo tan enormemente sencillo como lo que escribía. No sé por qué algunos le habían hecho cierta fama de persona complicada, presa de su ego, algo despectivo. Supongo que por envidia, como en tantos casos respecto de los grandes. Rescato esa faceta de su personalidad, la sencillez, porque justamente no se encuentra todos los días la coherencia entre cómo se piensa, cómo se dice y cómo se vive.

Opinión, Cultura  »

14 abril 2015 | 2
Atilio Borón
Eduardo fue no sólo un crítico incisivo y mordaz del capitalismo y un hombre comprometido con la revolución latinoamericana sino también un pensador a la vez original y profundo, lo que no se da tan a menudo como se supone. Más de una vez charlábamos sobre la tragedia de muchos intelectuales que se jactan de su originalidad pero cuyo pensamiento se mueve en la superficie, en las zonas de la apariencia »

Noticias, Política  »

14 abril 2015 | 2 |
Galeano y Mujica
El ahora senador uruguayo comentó que hace poco lo visitó en el hospital, “lo fui a ver al hospital poco antes de dejar la presidencia, fui con Lucía (su esposa) porque sentía la necesidad de tener que darle un brazo representando un poco a nuestra nación, por agradecerle lo que ha sido su vida intelectual”.

Noticias  »

14 abril 2015 | + |
Eduardo G
El Parlamento uruguayo confirmó que el velatorio se realizará entre las 15:00 y las 22:00 horas (local). Junto a las máximas autoridades nacionales, numerosas personalidades políticas, sindicales y culturales manifestaron su dolor por la muerte la víspera del autor de Las venas abiertas de América Latina.

Noticias, Cultura  »

14 abril 2015 | 46 |
galeano y el futbol
La muerte de Eduardo Galeano conmovió a Diego Maradona al enterarse hoy en Bogotá de la noticia. "Gracias por enseñarme a leer el fútbol", fue el mensaje del ex futbolista hacia la figura del escritor uruguayo.

Opinión, Cultura  »

14 abril 2015 | 6
Daniel Chavarría
Chau Jius. Estoy muy conmovido con tu partida. Fuiste un buen novelista y poeta, un militante honrado, y un excepcional periodista. Tu obra nos enaltece a todos los latinoamericanos. Junto con Benedetti, hoy te situamos entre lo mejor de la cultura uruguaya.

Noticias, Cultura  »

13 abril 2015 | 12
eduardo-galeano-cadiz
Estimado Presidente: Con profundo pesar he conocido el fallecimiento del destacado intelectual revolucionario y entrañable amigo de Cuba, Eduardo Galeano. Le extiendo mis más sentidas condolencias que hago llegar a los familiares del inolvidable Galeano y al pueblo uruguayo que tan dignamente representó. Reciba el testimonio de mi más alta consideración, Raúl Castro Ruz.

Noticias, Cultura  »

13 abril 2015 | +
galeano1p
Hay muchas maneras de rendirle homenaje a Eduardo Galeano, el escritor uruguayo que ha muerto este lunes a los 74 años. Una de ellas es leyendo sus libros, claro. Pero otra manera de despedirse de él es a través de la música, porque Galeano deja una herencia musical esparcida en varios temas a los que puso letra, título o voz. Este es un viaje sonoro por algunas de las canciones relacionadas con el escritor.

Noticias, Cultura  »

13 abril 2015 | 2 |
Eduardo-Galeano-En-Casa-de-las-Ame_ricas-fotos-Kaloian-6-580x385
El próximo miércoles 22 de abril a las tres de la tarde, tendrá lugar en la Casa de las Américas el Homenaje de la América Latina y el Caribe a Eduardo Galeano »

Noticias, Cultura  »

13 abril 2015 | 53

jueves, 16 de abril de 2015

Tropas españolas en Iraq ¿para qué?

El ejército español ha vuelto a Irak diez años después. Los primeros 150 soldados españoles ya están en Bagdad. Su labor es entrenar al Ejército iraquí, una institución creada desde cero tras la disolución del ejército baacista por la ocupación estadounidense en 2003.
¿Qué se ha hecho en estos 12 años? ¿En qué se ha invertido el presupuesto iraquí? En total más de un billón de euros desde el principio de la ocupación. Solo en 2015 el presupuesto de defensa es de 9.008 millones de euros ¿Qué ejército crearon los militares estadounidenses para que esté hoy en esta situación?
El origen del problema se remonta a la Orden 2 del procónsul de la ocupación Paul Bremer, según la cual disolvió, contra el consejo de sus asesores militares, todos los aparatos de seguridad del antiguo régimen iraquí.
Los estadounidenses construyeron los nuevos servicios de seguridad apoyándose en las milicias sectarias proiraníes de los partidos que aceptaron participar en el proceso político impuesto por el ocupante. La corrupción endémica de los gobiernos iraquíes — es el quinto país más corrupto del mundo en 2014 según Transparency Internacional — y la politización de las fuerzas de seguridad ha sido un lastre que se ha demostrado demasiado pesado para crear un ejército profesional y eficaz.
La dilapidación de recursos y el reclutamiento de efectivos en base a su filiación sectaria han creado unas fuerzas de seguridad corruptas acostumbradas a la impunidad y a castigar a la población de forma general y a sus “rivales” suníes de forma sistemática.

“Combatiendo el terrorismo en el mundo árabe”, por Baqui
El nivel de corrupción ha sido tal que al llegar a su puesto en 2014 el nuevo primer ministro Haidar al Abadi descubrió que había cerca de 50.000 efectivos de las fuerzas de seguridad que no existían pero que recibían su salario como supuestos militares.
Las violaciones de derechos humanos de las fuerzas de seguridad que va a entrenar el ejército español y sus milicias han sido denunciadas por el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas: “el Consejo ha recibido informes de violación de derechos humanos y la ley humanitaria cometidos por las Fuerzas de Seguridad Iraquíes y los grupos armados que luchan contra el Estado Islámico de Irak y Levante, que incluyen ejecuciones arbitrarias de detenidos”.
Amnistía Internacional denunciaba en octubre del año pasado que “La existencia de estas milicias sectarias al margen de la ley son una causa y un resultado de la creciente inestabilidad del país. Impiden cualquier posibilidad de crear unas fuerzas de seguridad que realmente defiendan a todos los sectores de la población”. Por su parte, Human Rights Watch (HRW) advertía ya en julio d 2014 que ”se han producido asesinatos sectarios del gobierno y de fuerzas cercanas al gobierno”.
Respondiendo a esta opresión sistemática contra la población, el 25 de febrero de 2011 estalló en Iraq una revuelta popular pacífica equiparable a la tunecina o la egipcia.
Los rebeldes iraquíes, como antes de ellos los egipcios o los tunecinos, exigían “¡suqut al nidam!” [la caída del régimen] y más concretamente el final de las políticas sectarias, de la corrupción, la represión y la injerencia extranjera. Ante la respuesta violenta del gobierno los rebeldes tomaron las armas para defenderse de las fuerzas de seguridad, que por ejemplo, en marzo de 2013 causaron más de 80 muertos en el desalojo de la protesta pacífica de la ciudad de Hawiya.
En enero de 2014 los rebeldes se hacen con el control de la ciudad de Faluya prácticamente sin combatir. En una muestra de la incapacidad del ejército iraquí fueron incapaces de retomar el control en seis meses de esta ciudad estratégica que está a apenas 40 km de Bagdad. Cuando la rebelión se extendió y calló Mosul en junio de 2014 la desbandada del ejército iraquí fue general entregando casi sin combatir buena parte de las ciudades hasta Bagdad.
El Estado Islámico utilizó la misma estrategia que tan buenos resultados le dio en Siria — y ahora en Libia — y aprovechó el caos generado por el enfrentamiento entre los rebeldes y el gobierno en Bagdad para ir haciéndose paulatinamente con el control del territorio.
Tras ocho meses evadiendo involucrarse directamente en el conflicto Estado Islámico obliga a Washington a tomar parte activa tras atacar a principios de agosto la capital del Kurdistán iraquí, Erbil, baluarte económico y de inteligencia estadounidense en la zona.
Con el inicio de los bombardeos el 8 de agosto y la creación de una alianza de 60 países para combatir desde el aire a 35.000 fanáticos enmascarados entre una población civil atemorizada sin resolver la raíz del problema que ha creado el caos en el país, la comunidad internacional solo alargará el conflicto y el sufrimiento del pueblo iraquí.
Para recuperar las zonas controladas por Estado Islámico, mayoritariamente suníes, el gobierno de Bagdad ha creado una nueva milicia paramilitar, Al Hashad al Shaabi [Movilización Popular] acusada por organizaciones internacionales de derechos humanos como HRW de “aumentar la escalada de violación de derechos humanos y cometer posibles crímenes de guerra”.
Por el momento, los frentes militares responden más a razones sectarias — controlar el eje que une la ciudad santa chií Samarra con Bagdad y la provincia de Diala fronteriza con Irán — y en el norte localidades de importancia estratégica para los kurdos.
El propio gobierno estadounidense ha reconocido a través de la portavoz del Departamento de Estado, Marie Harf que “no podemos ganar esta guerra matándolos. Tenemos que ir a la raíz de las causas”. Y es que aunque la anunciada ofensiva para retomar Mosul prevista para la primavera tuviese éxito, ¿qué fuerzas gestionarán la seguridad de las ciudades liberadas? ¿El mismo ejército sectario contra el que se han levantado sus habitantes? ¿Habrá tiempo en la formación impartida por los militares españoles para enseñar el respeto a los derechos humanos y el gobierno de la ley?
Para solucionar las causas que han creado el vacío de poder del que se ha permitido la creación y crecimiento de Estado Islámico hace falta un cambio político radical.
La promesa de armar a tribus suníes sin ningún tipo de legitimidad en las zonas en conflicto no hará más que repetir el escenario libio. Sin la creación de un verdadero gobierno de unidad nacional, lejos del sectarismo y la actual tutela iraní, es imposible pensar en unas fuerzas de seguridad profesionales que cuenten con el apoyo de la población, única posibilidad real de erradicar totalmente al Estado Islámico y devolver Iraq a la senda de la estabilidad y el gobierno de la ley.


Al Fanar

Pedro Rojo, presidente de la Fundación Al Fanar.
Fuente original: http://www.fundacionalfanar.com/tropas-espanolas-en-irak-para-que/

Retrato de las Américas en la Cumbre

Los grandes medios de comunicación presentaron la Cumbre de Panamá como el inicio de una nueva era de convivencia. Ponderaron el fin de la guerra fría y atribuyeron a Obama una postura de distención opuesta a la belicosidad de Maduro. También contrastaron la reintegración de Cuba a la región con el aislamiento de Venezuela y evaluaron al encuentro como un éxito de la diplomacia estadounidense. Este diagnóstico fue expuesto antes y después del cónclave, como si la reunión no hubiera aportado nada relevante.
Pero este relato omitió que 33 de los 35 mandatarios presentes rechazaron la imputación de Venezuela como una “amenaza a la seguridad estadounidense”. Todos reclamaron la derogación de la orden ejecutiva, que dispone bloqueos de bienes y restricciones a los visados de ciudadanos de ese país. Esta exigencia fue expuesta en enfáticos discursos que ningún socio del imperio contradijo. El propio Obama prefirió retirarse del plenario para eludir esos cuestionamientos. En un marco adverso Estados Unidos debió posponer su agenda.

EL LIBRETO Y LA REALIDAD

Obama necesitaba ganar la pulseada desatada por el decreto contra Venezuela para retomar las iniciativas de hegemonía imperial. El afianzamiento de esa dominación fue el objetivo inicial de la primera Cumbre (Miami-1994) y del lanzamiento posterior del ALCA (Quebec-2001). El naufragio de este proyecto en Mar del Plata (2005) determinó el aislamiento del gigante del norte en el último cónclave (Cartagena-2012). La creación de nuevos organismos sin presencia estadounidense ( UNASUR-2008 y CELAC-2011) acentuó ese retroceso e incentivó el reconocimiento de Cuba.
Después de 53 años David le ganó al Goliath. El imperio no pudo quebrar la revolución cubana y Obama debió liberar a los cinco luchadores que mantenía cautivos. Raúl Castro inauguró el retorno del país a los encuentros presidenciales, con un categórico reclamo de inmediata derogación de la orden contra Venezuela.
Todas las teorías que han contrapuesto el “nuevo realismo diplomático” de Castro con el “vetusto radicalismo discursivo” de Maduro, ignoran el concertado liderazgo que asumieron ambos gobiernos, en la batalla contra el decreto yanqui. Esta unanimidad fue acompañada con fuertes discursos de otros mandatarios.
Ninguno de los presidentes derechistas (Colombia, Perú, Paraguay) sostuvo el ataque a Venezuela. Incluso los pequeños países del Caribe que Obama visitó antes de la reunión rechazaron el atropello del Departamento de Estado. Lo mismo ocurrió con Chile, Costa Rica y Uruguay que mantienen grandes distancias con el proceso bolivariano.
La decepción de los funcionarios estadounidenses fue mayúscula y los voceros de 26 ex presidentes derechistas sólo atinaron a objetar una “compra de voluntades” por parte de Maduro. Como es habitual no aportaron ningún indicio de ese tráfico.
A Panamá arribaron todas las figuras del golpismo antichavista. Hicieron mucho ruido pero tuvieron poco impacto sobre la Cumbre. Han quedado muy debilitados por el fracaso de la última asonada y no pudieron responder con guarimbas, a la detención de los conspiradores Leopoldo López y Antonio Ledezma.
También los líderes de la contrarrevolución cubana llegaron en masa desde Miami, portando su nuevo disfraz de “representantes de la sociedad civil”. Con ese maquillaje retomaron su proyecto de restaurar el viejo status de la isla como casino, prostíbulo o eslabón del narco-tráfico.
La delegación de los gusanos incluyó al propio asesino del Che y ensayó todo tipo de provocaciones. Promovieron cacerolazos, griterías frente a las embajadas, interrupciones en las conferencias de prensa y conflictos con los custodios. Pero no lograron alterar el clima político de la Cumbre.
Obama recurrió a las sonrisas para lidiar con la generalizada oposición a su decreto. Optó por la discreción y no pudo impedir la ausencia de una declaración final del encuentro. Un borrador plagado de criterios neoliberales -en materia de salud, cambio climático y transferencias de tecnología- terminó en el archivo.
Los grandes medios omitieron estos datos. Sólo vieron lo que previamente habían imaginado. Invirtieron la realidad y presentaron como un logro estadounidense la derrota que sufrió Obama. Mantuvieron la distorsión informativa que caracteriza su labor y nuevamente abandonaron cualquier vestigio de profesionalidad periodística.

ACTITUDES Y ARGUMENTOS

El contraste de proyectos que afloró en la Cumbre fue anticipado por un contrapunto de actitudes. Obama desembarcó en Panamá con un gran despliegue de aviones, helicópteros y autos blindados. Esa demostración no guardó ninguna proporción con las necesidades de seguridad del mandatario. Sólo apuntó a recordar que el potencial destructivo del imperio no es una ficción de Hollywood.
En cambio Maduro se dirigió de inmediato al barrio popular de Chorrillos, para homenajear a las víctimas de la última invasión de los marines (1989). Recordó el derrocamiento de un dictador designado por los propios estadounidenses y ondeó la bandera panameña en un lugar olvidado por todos los funcionarios.
Esta misma conducta adoptó Evo durante su estancia. Proclamó que “estamos mejor sin la embajada norteamericana” y refutó el mito de una próxima “ayuda” estadounidense a Cuba. Destacó que el imperio debería indemnizar a la isla por el acoso que impuso durante medio siglo.
El cuestionamiento de la orden ejecutiva contra Venezuela dominó la Cumbre. El propio Obama descalificó la presentación de ese país como una “amenaza” y justificó el decreto como una formalidad burocrática. Pero no pudo explicar por qué razón mantenía esa disposición.
La peligrosidad de Venezuela es una fantasía insostenible. El país no invadió territorios ajenos, no mantiene guerras con sus vecinos y ha sido un activo promotor de las negociaciones de paz en Colombia. Por el contrario Estados Unidos gestiona enormes bases militares en Perú, Paraguay, Colombia y las Antillas, maneja los mares desde Comando Sur de Miami, controla los cielos con radares de última generación y convalida el arsenal que instalaron los británicos en Malvinas.
Además, el Pentágono espía en forma descarada a los diplomáticos, funcionarios y presidentes de la región, intercepta los correos electrónicos de todos los individuos y supervisa los servidores estratégicos de Internet. Venezuela no desestabilizó a ningún gobierno, pero el imperialismo es el principal artífice de los golpes parlamentarios, judiciales, destituyentes y policiales de los últimos años.
Estados Unidos no renunció a las invasiones del pasado. Tampoco se encuentra “más preocupado” por Medio Oriente, China y Ucrania que por América Latina. La orden ejecutiva contra Venezuela es un primer tanteo de escaladas de mayor alcance.
Los funcionarios estadounidenses justifican su agresión con denuncias de violaciones a los derechos humanos. Pero no aportan pruebas de ninguna índole. Dictan lecciones de democracia ocultando los recientes informes de torturas de la CIA, la continuidad de Guantánamo y la vigencia de la pena de muerte en su propio territorio.
El Departamento de Estado evita , además, cualquier comparación de Venezuela con las administraciones derechistas de la región. Ninguna acusación contra el gobierno bolivariano tiene el alcance de los asesinatos en Honduras, los crímenes en México o las persecuciones en Colombia y Perú.
La delegación económica estadounidense intentó alumbrar en Panamá un pequeño Davos tropical. Propició la presencia de multimillonarios y estrellas de Wall Street en los foros empresariales y presentó el lema de la Cumbre ( “Prosperidad con equidad”), como una realización en curso. Tampoco faltaron los elogios a las empresas transnacionales que esquilman a la población.
Los expertos yanquis exaltaron al capitalismo silenciando los sufrimientos que impone ese sistema a todos los desposeídos. Contrapusieron las desventuras de los gobiernos “populistas” con los logros de las administraciones guiadas por el mercado, sin hablar de la precarización laboral en Perú, del desastre de la jubilación en Chile o de la tragedia de los emigrantes en Centroamérica.  
Los neoliberales exhibieron a Panamá como un modelo exitoso. Resaltaron las torres que brotan por toda la ciudad, omitiendo su financiación con dinero lavado del narcotráfico. Alabaron el crecimiento del istmo, sin mencionar la segmentación social y el trabajo informal de una población condenada a duros trabajos en la construcción y los servicios de hotelería.
Todo el establishment ensalzó la convocatoria de Obama a olvidar el pasado y hablar del futuro. Los medios contrastaron ese pragmatismo con las “lecciones de historia” que ensayaron sus oponentes. Descalificaron la reivindicación de Panamá en la gesta de Bolívar que hizo Maduro y el legado de intervenciones imperiales que recordó Raúl Castro.
Pero este desprecio mediático del pasado quedó naturalmente acotado a Latinoamérica. Los escribas del Norte nunca extienden esa mirada a la trayectoria de Estados Unidos. Jamás se burlan de los Padres Fundadores o de la guerra librada contra el hitlerismo. Su hostilidad hacia la historia sólo irrumpe cuando esa revisión ilustra la continuidad de la opresión imperial.

LOS LÍMITES DE UNA CONTRAOFENSIVA

Estados Unidos arremete contra Venezuela para controlar la mayor reserva petrolera del planeta. La primera potencia utiliza actualmente su provisión de crudo por medio del shale para desestabilizar el proceso bolivariano, acentuando la depreciación internacional del combustible.
Estados Unidos no tolera las alianzas extra-regionales que concertaron Chávez y Maduro. Tampoco digiere la voluntad de resistir una confiscación petrolera semejante a la perpetrada en Irak o Libia.
La confrontación en curso es frivolizada por los analistas que presentan el conflicto entre Obama y Maduro como un “choque de vanidades”. Acusan al mandatario venezolano de exagerar la disputa, para distraer a la población de sus necesidades inmediatas.
Con ese tipo de tonterías intentan enmascarar el proyecto estadounidense de manejo de los recursos naturales de América Latina. La apropiación de la renta petrolera venezolana es el primer paso de una recaptura general de tierras, aguas y minerales del continente.
Obama impulsa este plan con una nueva combinación de zanahorias y garrotes. Por eso negocia con Cuba sin abandonar la beligerancia. Reabriría la embajada en la isla, pero mantiene fuertes exigencias para levantar el bloqueo.
El presidente estadounidense se fotografió con Raúl Castro, pero también se reunió con los gusanos de Miami. Complementó su amigable retórica con la protección de los golpistas que adiestra Washington.
Esta política repite la estrategia de negociar con Irán sin cerrar las puertas al bombardeo. La misma pulseada que Obama mantiene con los lobbies de Israel y Arabia Saudita se extiende a los ultra-derechistas cubano-americanos. Su estrategia es avalada por Hilary Clinton y cuestionada por los candidatos republicanos a la presidencia.
Ambas formaciones juegan el mismo partido de la plutocracia estadounidense, adaptando sus políticas a las necesidades de ese sistema. Pero cualquiera sea el mandatario que suceda a Obama deberá lidiar con las mismas dificultades, para recuperar el terreno perdido en el patio trasero.
La primera potencia no logró revertir en Panamá el golpe sufrido en Mar del Plata y Cartagena. Esta vez no se cayó el ALCA, pero el afianzamiento de la Alianza del Pacífico será inviable sin una recomposición del poder geopolítico estadounidense. La OEA ha perdido funcionalidad y la Cumbre no generó ningún esbozo de la estructura requerida por el imperio para restaurar su primacía.
Tampoco la derecha latinoamericana salió airosa de la reunión presidencial. Actualmente muchos conservadores ensayan una reinvención con discursos sociales, compromisos de asistencialismo y perfiles juveniles. Proclaman la disolución de las ideologías, despolitizan las campañas electorales y enfatizan la centralidad de la gestión.
Esta estrategia convive con acciones más directas. En Argentina promovieron recientemente un golpe judicial con el estandarte de un fiscal que trabajó para Israel. En Brasil impulsan marchas callejeras para realinear la política exterior del país en sintonía con Estados Unidos. En México buscan perpetuar un estado de guerra social.
Pero ninguna de estas acciones ha modificado el escenario legado por rebeliones sociales que modificaron las relaciones de fuerza, forzaron concesiones de los capitalistas y reavivaron la s demandas nacionales y democráticas. Este proceso continúa abierto e incluye un piso ideológico de avances en la conciencia popular, que limita la contraofensiva derechista.

LAS OBSTRUCCIONES INTERNAS

La Cumbre corroboró el significativo nivel de autonomía política que ha logrado América Latina. Pero esa mayor independencia coexiste con el estancamiento de todos los proyectos de integración económica.
Mientras se inauguran nuevas sedes de organismos regionales y se despliega una gran retórica a favor de la acción común, las principales iniciativas de complementación económica languidecen. El anillo energético, la infraestructura compartida, el manejo conjunto de las reservas, los sistemas cambiarios coordinados y los fondos de estabilización monetaria permanecen como simples propuestas.
La perpetuación de la inserción internacional de América Latina como proveedora de materias primas, no es responsabilidad exclusiva de los gobiernos derechistas. El mismo esquema de especialización exportadora, agricultura intensiva, minería de cielo abierto y maquilas industriales se verifica en las administraciones de signo opuesto.
La suscripción de tratados de libre comercio tampoco es patrimonio de los presidentes neoliberales. El gobierno de Ecuador negocia un convenio del mismo tipo con Europa y Uruguay discute la implementación de tratados semejantes (TISA).
Además, todos acuerdan en forma individual convenios con China que agravan la primarización. Aceptan compromisos de exportaciones básicas e importaciones de manufacturas, que no incluyen obligaciones de inversión productiva o transferencia de tecnología. Esta postura preserva las viejas fracturas entre países que privilegian los intereses de sus burguesías locales en las negociaciones externas.
Esta adaptación al orden neoliberal global puede desembocar en traumáticas consecuencias, si se confirma un giro económico adverso en el escenario internacional. Las materias primas ya no aumentan, el crecimiento se ha frenado y la valorización del dólar estimula la salida de capitales. Ciertos gobiernos comienzan a implementar devaluaciones, que anticipan agresiones al nivel de vida popular.
Más peligroso es el giro económico de varios gobiernos centroizquierdistas. En Brasil ya aceptaron la agenda impuesta por la Bolsa, designaron ministros seleccionados por las grandes empresas y preparan programas de ajuste fiscal diseñados por los bancos.
Este curso de adaptación al establishment desmoraliza a la población y facilita la canalización derechista del descontento. En algunos países ya se insinúan estas tendencias, como respuesta a las frustraciones generadas por las vacilaciones del progresismo. También se vislumbra una tentación coercitiva de presidentes que confunden las demandas populares con la desestabilización derechista.
El punto crítico de América Latina no se ubica actualmente en la resistencia a Estados Unidos. El mayor problema radica en la estabilización de modelos capitalistas adversos a las aspiraciones de las mayorías populares.
La significativa soberanía política que ha logrado América Latina en los últimos años no es sostenible con orientaciones económicas regresivas. La experiencia demuestra que las aspiraciones de autonomía decaen con el afianzamiento del poder burgués. Sólo un camino de ruptura total con el neoliberalismo, protagonismo popular, radicalización política y confrontación con la clase capitalista puede pavimentar el camino hacia Segunda Independencia.

ALEGRÍA EN LA OTRA CUMBRE

Los grandes medios tampoco registraron en Panamá la realización de una importante Cumbre de los Pueblos. En esa actividad confluyeron movimientos sociales que durante tres días compartieron un intenso programa de debate antiimperialista.
En la inauguración de ese evento fue muy visible por qué razón Panamá no es Miami. Hubo múltiples exigencias al imperio para que pida disculpas por la invasión de 1989 e indemnice a las víctimas. En las mesas de trabajo se analizaron demandas de larga data, como el levantamiento del bloqueo a Cuba, la devolución de Guantánamo, la independencia de Puerto Rico y el fin de la ocupación inglesa de Malvinas.
El encuentro reforzó la campaña mundial que reunió millones de firmas para exigir la derogación del decreto contra Venezuela. En numerosas ciudades del continente ese reclamo fue acompañado por movilizaciones y apuntalado por la adhesión de reconocidos intelectuales.
La Cumbre de los Pueblos consolidó una tradición de reuniones paralelas a los cónclaves presidenciales. A diferencia del encuentro oficial el evento popular fue coronado con una importante declaración final. En ese cierre hubo un estallido de entusiasmo cuando se percibió el triunfo logrado contra el decreto de Obama.
Ese clima aportó el mejor barómetro para evaluar lo sucedido en Panamá. Se obtuvo un éxito diplomático que afianza las esperanzas populares en América Latina.









[1] Economista, investigador del CONICET, profesor de la UBA, miembro del EDI. Su página web es: www.lahaine.org/katz

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Petróleo pega un salto y sube 3,10 dólares en Nueva York, pasando a 56,39 dólares el barril

Credito: Agencias

16 abril 2015 - El precio del petróleo subió el miércoles en Nueva York ante el anuncio de una nueva pequeña baja de la producción estadounidense y de un aumento de sus reservas de crudo menos pronunciado de lo previsto.

El precio del barril de “light sweet crude” (WTI) para entrega en mayo ganó 3,10 dólares, a 56,39 dólares, en el New York Mercantile Exchange (Nymex).