Caracas, 21 de agosto de 2016.- 80% de los diputados y candidatos  de la autollamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD) no autorizaron la recolección del 1% de voluntad para solicitar ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) la activación del referendo revocatorio contra el presidente de la República, Nicolás Maduro.
La información fue dada a conocer por el dirigente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) Jorge Rodríguez, durante su participación en el programa José Vicente Hoy transmitido este domingo por Televen. El militante de la tolda roja especificó que de los 113 parlamentarios de la AN, 64 de ellos no rubricaron las planillas emitidas por el CNE para activar el proceso referendario,  lo que representa un 57% de los diputados del Palacio Federal Legislativo.
Añadió que solo el 23% de los diputados firmaron y luego no cumplieron con el requisito de colocar su huella dactilar.
Asimismo, Rodríguez recordó que la oposición venezolana incurrió en el más grande fraude electoral jamás realizado en el país, al consignar 610 mil firmas que luego fueron rechazadas por el CNE “por graves irregularidades”, entre las que figuran 10 mil 995 muertos firmando, reseñó Correo del Orinoco.
Por otra parte, Rodríguez manifestó que para que exista diálogo entre el Gobierno Nacional y la oposición, la “revolución solo pone de condición: que no haya condiciones ni argumentos fútiles para no sentarse”.
Señaló que la actitud del gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles Radonski, no ha permitido la ejecución de un dialogo para afrontar la situación de crisis en el país. “La violencia, que es casi congénita del partido Voluntad Popular, así como la actitud de Capriles Radonski, siempre generan chantaje en el resto de los partidos, esto ha frenado al resto de los dirigentes opositores para que haya diálogo“, aseveró.
PROMOTORES DE LA VIOLENCIA
El también alcalde de Caracas hizo referencia a la movilización convocada por la MUD para este primero de septiembre, por lo que señaló  que dicha movilización busca "reeditar lo que hicieron en abril de 2002, promueven esa situación de violencia”.
Precisó que el pueblo revolucionario se mantendrá en las calles para hacer frente a los actos de violencia y preservar la paz del país.
Agregó que mientras la derecha está busca desestabilizar al país, el Gobierno Revolucionario está trabajando para contrarrestar la arremetida de la guerra económica y seguir potenciando la Agenda Económica Bolivariana con el fin de instaurar un nuevo modelo de producción, distribución, y comercialización.