lunes, 17 de marzo de 2014

¿Que está detrás de las Guarimbas?



¿Que está detrás de las Guarimbas?

1. Cuando el Cuervo arremete contra su “criador”.
Las agresiones de que fueron objeto tanto  la intelectual zuliana Milagros Socorro como  la hija del recién fallecido cantor de tonadas Simón Díaz, por sus propios vecinos, es la cosecha de una siembra constante y con abundante abono de voceros mediáticos de un modelo de sistema cuya esencia es la toma y disfrute del poder  por un sector  que se asume como el único (intelectual, social, y sobre todo económicamente) capaz y con derecho de asumir la dirección del país, por cualquier vía, incluido por supuesto la violenta.
La historia no miente, los hechos sucedieron.
Los antecedentes de dicho grupo, fueron los "Iesa  Boys" encabezados por los economistas  Miguel Rodríguez,  Ricardo Hausmann y un sociólogo racista llamado Moisés Naín, quienes envolvieron y convencieron al presidente Carlos Andrés  Pérez hasta conducirlo a poner en práctica un conjunto de medidas socioeconómicas antipopulares  enmarcadas en el Neo-liberalismo más salvaje,  hasta debilitar al Estado y conducir al gobierno a enfrentar ilimitadamente y desde luego violentamente un estallido social llamado "El Caracazo" en 1989.  Aquellos "Expertos" fueron apoyados  selectiva  y  mediáticamente por Venevisión y sobre todo por Marcel Granier y RCTV. Al extremo que este ciudadano, hasta llegó a publicar un libro, al parecer escrito por él, donde se desdeñaba del Estado en su papel rector de la sociedad y se pontificaban las bondades del libre mercado como única salida a las distorsiones estructurales de Venezuela, conducida por…”la generación emergente”
Con el triunfo y establecimiento de la administración chavista, cuya orientación fue, básicamente de visibilización y protección de los social e históricamente marginados  (valga decir objetivamente que en términos económicos poco se ha avanzado, seguimos siendo rentistas y masivamente importadores) y   la debacle electoral del binomio adeco-copeyano, se reagrupan para enfrentar al chavismo con fuerza  tales sectores ahora cobijados bajo el manto de la "Meritocracia", así pararon PDVSA, originando perdidas por el orden de los trece mil millones de dólares  a la nación, se unieron el capital privado organizado en  Fedecamaras con la  fuerza laboral atrincherada en la CTV y se fueron por la calle del medio con un golpe de Estado, y fueron aguerridamente derrotados por la Fuerza Armada Nacional  y  los sectores más humildes del país; aquel paro y subsiguiente golpe fue apoyado una vez más por los medios de comunicación,  ahora abiertamente y en forma masiva.
 La actual Guarimba en urbanizaciones de clase media de algunas ciudades del país, casualmente gobernadas por alcaldes del Partido conservador “Primero Justicia” y un desprendimiento de este: “Voluntad  Popular  microscópico electoralmente, pero muy violento en su proceder, mediáticamente posicionado y con mucho poder económico interno y externo, se inscribe en ese esfuerzo sistemático por imponerse dicho sector a lo Jalisco  al no obtener la victoria electoral nacional en las elecciones de abril y diciembre del 2013.
 Paradójicamente, Betsimar Díaz y Milagros Socorro son víctimas en el sur-este caraqueño, de un monstruo  que contribuyeron a crear, desarrollarse y fortalecerse , comunicadores como Roberto Giusti, Manuel Malaver, Rafael  y Patricia Poleo, Nelson Bocaranda, Leopoldo Castillo, Isa Dobles, César Miguel Rondón ,todos  vinculados a las prácticas segregacionistas y serviles del Puntofijismo, con el agregado de renegados como Miguel Enrique Otero, Napoleón Bravo, Carlos Blanco, Iván Ballesteros, Carlos Fernández, Martha Colomine, Kico Bautista,  y más jóvenes pero de mentalidad  despreciativa y racista como Luis Chataing, Erika de la Vega,  Karla Angola y finalmente cobardes y mentirosos con los suyos como Sergio Novelli.  La  misma Milagros Socorro, en algunas de sus columnas en el diario El Nacional contribuyó, al parecer sin proponérselo, con la legitimación de esa paranoica y desquiciada forma de protesta.
 Sinceramente lamento lo sucedido a estas damas, sobre todo a la periodista y escritora Socorro, porque, si bien es cierto que discrepo absolutamente  de su concepción ideológica, reflejada en sus recurrentes artículos visceralmente antichavistas, noto en ella una conducta vertical contra los desafueros sean de cualquier procedencia, no dejaré de reconocer su valiente conducta ante los vejámenes contra el  entonces diputado Tared Willian Saa en los turbulentos y alocados sucesos que condujeron a  la “coronación” de Pedro “El breve” a principios de la década pasada  en Venezuela.
2. Las Guarimbas y sus progenitores, todos tiran las piedras y algunos esconden las manos.
Lamentablemente los padres, padrotes y mentores intelectuales de la Guarimba mantienen  una doble moral con la misma. Por una parte, en forma  discreta marcan distancia pública con su hija, pero en privado la apoyan materialmente y la impulsan a continuar indefinidamente, que no desmaye en su  proceder. Se presentan ante las cámaras de televisión, los micrófonos radiales y las grabadoras de los reporteros como los padres que  públicamente discrepan de los desafueros de los hijos, pero a solas son sus directos y dilectos promotores. ¿Acaso no es ese el papel que juega el liderazgo mediático opositor de Acción Democrática, Copey, Un Nuevo Tiempo y sobre todo de Primero Justicia?
Indudablemente, esa conducta es premeditada,  cuidadosamente aplicada, en razón  de los objetivos que se persiguen: La toma del poder y la pulverización y aplastamiento no solo del liderazgo chavista, sino sobre todo el amedrentamiento y la desaparición de la organización popular en la consecución y lucha por sus derechos.
Las caras de los guarimberos.
Concretamente, si la Guarimba fracciona y debilita a la administración Madurista, haciéndola ingobernable a los ojos de las mayorías nacionales y se produce una ruptura del hilo constitucional, los padres intelectuales de la misma “premiarán”  como presidente de transición a Leopoldo López porque fue quien asumió públicamente la dirección de la violencia. En el mediano plazo comenzaría  una lucha fratricida entre  quienes aspiraban salir de Maduro Moros para enrumbar el país por un sistema de gobierno  formal, de democracia representativa, retórica y reformista similar al puntofijista  y aquellos que, al igual que los anteriores, también quieren la derrota de los Bolivarianos, pero filosóficamente,  asumen que la administración del Estado y la cosa pública en general es privativa de un sector social de abolengo y con fuertes vínculos económicos internos y externos, es decir los “Amos del Valle”. A nuestro juicio, en el caso hipotético de una deposición de la administración Madurista, a la larga triunfaría la segunda opción por la acumulación de fuerza  en el poder en el periodo de transición del ala más conservadora apuntalada por el líder de Voluntad Popular y por supuesto por el apoyo externo que recibiría a fin de mantener a raya una eventual  reacomodo y  refortalecimiento del chavismo-madurismo.
Ahora bien, en caso de fracasar la Guarimba como práctica política opositora, el liderazgo mediático, sobre todo los dirigentes del Partido “Primero Justicia”, Ramón Muchacho (alcalde de Chacao), Carlos Ocaríz (alcalde de Sucre) y sobre todo Enrique Capriles Radonski, el dos veces aspirante presidencial, quedarían ante la opinión pública poco politizada, como unos demócratas convictos y confesos incapaces de apoyar salidas reñidas con las estipuladas en la Constitución vigente, es decir impolutos de señalárseles como promotores materiales de las Guarimbas como forma de oposición política y en ese caso podría participar en futuros eventos electorales sin ningún  condicionamiento Administrativo o legal, como si podría ocurrirle a la dirección de “Voluntad popular” de prosperar el juicio a Leopoldo López y abrírsele a los alcalde de San Diego en Carabobo y San Cristóbal en Táchira.
No pasaran……
A nuestro juicio, las Guarimbas fracasarán una vez más, entre otras razones porque se trata de una expresión foquista de extremada violencia en perímetros urbanos muy específicos que terminan siendo un auto secuestro entre vecinos, que de prolongarse, genera  un estado de angustia por el encierro y la incapacidad de realizar las actividades diarias a la comunidad. Por otra parte, si bien es cierto que el actual Presidente no tiene la ascendencia  que tuvo Hugo Chávez en sus filas, el momento histórico actual es distinto a la coyuntura de 2002 y 2003,  porque la Fuerza Armada Nacional, al menos hasta ahora, asume como cuerpo los lineamientos generales del modelo en marcha, es más se ha dado un proceso de flexibilización,( que no relajamiento) y democratización en su acceso a sectores que hasta décadas recientes les era casi imposible hacerlo. Otra razón la constituye la progresiva y masiva politización de densos sectores  sociales derivado de su activa participación en la vida pública, sobre todo los hasta hace poco tiempo invisibilisados, que en su gran mayoría son el soporte electoral del bolivarianismo. A los aspectos anteriores debe agregarse que en la actualidad, el gobierno tiene absoluto control de la industria petrolera  que directa e indirectamente  constituye la mayor fuente de ingreso fiscal de la nación y finalmente, la situación internacional, sobre todo en Suramérica y el Caribe Venezuela tiene presencia activa y solidos lazos con gobiernos de la región, como lo son los de Brasil, Argentina, Ecuador, Bolivia, Cuba y Nicaragua. Es decir, para la oposición es cuesta arriba quebrar esos muros de contención que presenta la administración bolivariana.
¿Cuál es la reflexión?
Lo anterior nos lleva a las siguientes conclusiones:  Primero, las Guarimbas no son hechos aislados, fortuitos ni arranques de energía contestataria  de inocentes jóvenes estudiantes  y de  individualidades de la clase media por la inseguridad y la escasez de productos básicos. Las mismas se insertan en un proyecto de toma del  poder  por un sector cuya orientación es excluyente; en este sentido los comunicadores y medios han contribuido decisivamente en la formación y promoción tanto de las Guarimbas como del proyecto.  Segundo, hay un interés común entre las figuras visibles que promueven las Guarimbas como el economista Leopoldo López y la señora María Machado y quienes las desaprueban formalmente como el resto de la dirección mediática del bloque opositor porque juegan a dos cartas, la de la vía rápida de la toma del poder a través de la guerra civil, la intervención foránea y el golpe de Estado ( López dixi) y la carta de la vía prolongada y lenta del acceso al poder mediante la lucha legal y electoral cuyas cabezas visibles son los que declaran estar en desacuerdo con la violencia, pero de inmediato aclaran que las protestas son “pacificas”. En mi pueblo, decían los mayores que cuando dos borrachos no querían pagar lo adeudado por el consumo de licor, hacían un “aguaje” de pelea para distraer la atención y  no cancelar, pues bien, las aparentes diferencias entre Capriles y López, no son más que “aguajes”, ambos arrean el mismo burro y el interés es idéntico: la Toma del poder por un sector excluyente, por la vía rápida o por la prolongada. Lo demás es “cuento e camino” como suelen afirmar los conuqueros de los alrededores de Altagracia de Orituco.

Víctor Palacios Vargas, prof universitario, orituqueño y jugador de bolas criollas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los que envían los comentarios son responsables del contenido.