viernes, 10 de agosto de 2012

MERCOSUR, boomerang contra la derecha regional


MERCOSUR, boomerang contra la derecha regional



El golpe parlamentario contra el presidente paraguayo Alejandro Lugo, en la continuación del programa elaborado por Estados Unidos para desestabilizar a los gobiernos progresistas de América Latina se convirtió, en esta ocasión, en una de las mayores derrotas de Washington pues el hecho facilitó la incorporación de Venezuela al MERCOSUR e impulsó la integración regional.
Estados Unidos y la derecha latinoamericana le fueron primero con todo, en junio de 2009, a Honduras cuando ese país se integró a la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América (ALBA), en un intento por destruir la fuerza integradora que recorría el hemisferio sur. El resultado ha sido más pobreza y aislamiento para esa nación centroamericana.
En estos últimos años se han realizado fallidos golpes de Estado contra Venezuela, Ecuador, Bolivia y se ha tratado de desestabilizar internamente a Nicaragua y Argentina.
En junio le tocó el turno a Paraguay cuando las fuerzas de derecha realizaron un golpe de Estado parlamentario contra Lugo, acción que como boomerang, provocó la suspensión de esa nación sudamericana del MERCOSUR y a la par propició la entrada de Venezuela al organismo.
Desde el 4 de julio de 2006, los miembros del grupo habían aprobado que Caracas formara parte del organismo, decisión refrendada por los parlamentos de Argentina, Brasil y Uruguay pero bloqueada por el Congreso paraguayo.
Washington nunca pensó que la destitución de Lugo abriría las puertas a Caracas, que fue aceptada inmediatamente en la Cumbre del 29 de junio pasado en Argentina (no se le permitió asistir al sucesor de Lugo, Federico Franco) y oficializada en otra reunión extraordinaria llevada a cabo el 31 de julio en Brasilia.
De esta forma, el MERCOSUR ganó una nueva dimensión geopolítica al incorporar las porciones amazónicas, andina y caribeña, extender el bloque económico desde el extremo sur hasta el norte del continente, y contar con las tres grandes cuencas de los ríos Orinoco, Amazonas y La Plata.
El comercio entre Venezuela y los cuatro países del grupo se elevó, pese al bloqueo durante seis años del parlamento paraguayo, de 2 000 millones de dólares en 2006 a 8 500 millones de dólares en 2011.

Qué aporta Venezuela
Con las reservas de petróleo más grande del mundo, equivalente a 297 000 millones de barriles, y la perspectiva de elevar la producción hasta 4 000 000 de barriles diarios para el 2014, Caracas aportará su gran potencial energético y las experiencias llevadas a cabo en los últimos años sobre desarrollo integral (salud, educación, vivienda, alimentación) a favor de la población.
No solo será petróleo, gas y petroquímica lo que ofertará a sus socios sino también turismo de playa y productos de la industria metalmecánica, equipos tecnológicos y servicios de comercio electrónico on-line
La nación bolivariana incrementará el intercambio comercial con Brasil, Argentina y Uruguay cuyo primer adelanto fue la firma de sendos convenios en la misma fecha de su incorporación.
A Brasil le compró seis aviones comerciales Embraer E-190 con opción de adquirir otros 14 jets por un total de 900 millones de dólares. Esos modelos son fabricados por la empresa Embraer y contribuirán al fortalecimiento de la línea aérea estatal bolivariana.
Con Argentina se suscribió un acuerdo entre las empresas estatales petroleras de ambas naciones, YPF y PDVSA para la participación conjunta en el megaproyecto de la Faja del Orinoco, además de la venta de crudo a Buenos Aíres.
Asimismo, Montevideo y Caracas anunciaron la creación de una línea de transporte marítimo que comunicará a ambas naciones, con escala en el puerto de Santos, en Brasil.
La flota constará de tres buques, que transportarán productos pertenecientes a la balanza comercial entre Caracas y Montevideo, como arroz, productos cárnicos y medicamentos.
Al sumarse la nación bolivariana, el MERCOSUR tendrá un Producto Interno Bruto (PIB) de 3 300 millones de dólares (a precios corrientes), que representa el 83,2 % del PIB de Suramérica; una población de casi 300 millones de habitantes, correspondientes a 70 % del total regional, y un territorio de 12,7 millones de kilómetros cuadrados, 72 % del área del subcontinente.
En 1990, (un año antes de su fundación) el intercambio entre Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay fue de 4 100 millones de dólares, y en 2011 alcanzó los 104 900 millones de dólares.
Pese a estas realidades, una enorme andanada de críticas, provenientes de políticos y medios de prensa de derecha han tratado de minimizar la integración venezolana al grupo y hasta denigrar a los mandatarios de la organización.
Desde Paraguay se iniciaron las agresiones verbales, encabezadas por el sustituto de Lugo y actual presidente de facto, Federico Franco quien dijo, entre otras cosas, que la llegada de Venezuela al MERCOSUR responde a fines electorales a favor del presidente Hugo Chávez.
Medios de prensa de Latinoamérica, Europa y Estados Unidos publicaron titulares como: Venezuela entra al MERCOSUR por la ventana; Chávez y sus amigos hacen letra muerta de los tratados y protocolos; El Club de Presidentes, en alevoso acompañamiento, priorizan sus intereses económicos por sobre la letra de la ley.
Los ataques contrastan con las declaraciones de los mandatarios del grupo. La argentina Cristina Fernández de Kirchner destacó que con “Venezuela el MERCOSUR pasará a ser un actor importante en dos temas fundamentales para el futuro del planeta: la seguridad energética y la seguridad alimentaria”.
El uruguayo José Mujica sentenció que “No es que Venezuela entre al MERCOSUR, es el MERCOSUR que entra en Venezuela, porque es un país de carácter estratégico en América Latina”.
La brasileña Dilma Rousseff señaló que con “ la adhesión definitiva de Venezuela el MERCOSUR se convierte en la quinta economía mundial, con un PIB de 3,3 billones de dólares, y se consolida como una potencia en las áreas de energía y producción de alimentos.
Para Hugo Chávez, ahora MERCOSUR “es la locomotora más grande que existe para preservar nuestra independencia” y el proceso energético acelerará el desarrollo integral de los países del sur”.
Ecuador y Bolivia, hasta ahora asociados, han solicitado entrar como miembros plenos lo que le daría más fuerza a la organización.
Aunque la derecha latinoamericana-estadounidense quiera tapar la realidad, lo cierto es que la unión de Venezuela fortalecerá las economías de sus miembros, reforzará la integración regional y las hará más independiente de la hegemonía que durante décadas ejerció Washington en la región.



Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los que envían los comentarios son responsables del contenido.